Artículos En Español

Stephen Sondheim, inesperado operista genial

Posted By Sebastián Spreng
December 3, 2021 at 9:45 PM

Zoetic Stage presentó “Sweeney Todd” en Miami en 2019, bajo la dirección artística de Stuart Meltzer. Fotografía: Justin Namon, ra-haus (cortesía del Arsht Center)

Ha muerto Stephen Sondheim y la merecida catarata de obituarios, uno mejor que otro, revelando al multifacético compositor no admite uno más. Por eso, quizás el único enfoque válido sea una breve pero ineludible reflexión sobre este titán que a los noventa y un años nos ha dejado la mañana siguiente al Día de Acción de Gracias. He sido afortunado, no percibo la muerte que se aproxima inexorable porque tengo suerte con mi salud. No me importa morirme, pero no quiero sufrir ni saber que me estoy muriendo“.  Su deseo fue cumplido, doblemente afortunado.

En Miami, el grupo Zoetic Stage, bajo la dirección artística de Stuart Meltzer, ha dado a conocer la obra de Sondheim desde 2014 con puestas en escena aclamadas por la crítica como “Assassins” (la primera), “Passion” (2016), “Sunday in the Park with George” (2017) y “Sweeney Todd” en 2019.  El grupo  tiene planeado continuar su relación con la obra de Sondheim presentando “A Little Night Music” (“Una Pequeña Música Nocturna”) del 17 de marzo al 10 de abril de 2022 en el Carnival Studio Theater del Adrienne Arsht Center for the Performing Arts.

El más “clásico” de su disciplina, el más innovador y audaz, el más “serio” e intrincado de su género contaba en una entrevista del 2009 cómo no era un fanático de ópera. Asi rezaba el engañoso título de un reportaje que al leerlo sugiere aristas muy diferentes, evidenciadas en su amor por Ravel, Stravinsky, Britten, Berg, Barber y Bizet.

Su motivo queda claro “El público de pera ama la voz como instrumento; en cambio para mí es la canción, no el cantante. Aguantan la longitud de una ópera solo para ver brillar a su divo favorito, esa es la recompensa. Una ópera tiene lugar en un  teatro de ópera con una audiencia de ópera, ídem con Broadway. La expectativa de cada audiencia es diferente. Habiéndome criado en Broadway, la agilidad es fundamental. Incluso ‘Carmen’, que amo, es demasiado larga, lo mismo sucede con ‘Porgy & Bess’, que considero el mejor musical americano asi como la mejor ópera americana. Por eso ‘Wozzeck’ es mi ópera favorita, nada sobra. No es una sucesión de canciones sino una larga composición integrada”.

Paradójicamente, y como tantos desde la vertiente clásica, quien escribe llegó a Sondheim a través de sus piezas más cercanas a la ópera: “Sweeney Todd” (su feroz homenaje al Londres dickensiano), “Sunday in the Park with George” (su enternecedor homenaje a la creación pictórica) y “A Little Night Music” (su homenaje al inmenso Ingmar Bergman). Con toda razón, no las consideró óperas sino operetas, con sus diálogos entretejidos dando lugar a canciones, dúos y tríos mas cercanos a ese género que al musical tradicional. ¿Es ‘Sweeney” una ópera?… no lo sé, el público decidirá”.    

Y “Sweeney” – como las otras aunque más todavía – atravesó la barrera y llegó, entre otros, al Covent Garden, Paris, Houston, Lincoln Center con Bryn Terfel y a la Opera de San Francisco con una memorable Stephanie Blythe como la inefable Mrs. Lovett. Si Blythe no borró el recuerdo, ni tenía por qué, de Angela Lansbury y otras geniales, llámense Dorothy Loudon o Imelda Tauton, sentó un precedente sobre lo apetitoso de un papel a la medida de una Lady Macbeth de bolsillo.

Un momento de “Sunday in the Park with George”, puesta en escena de Zoetic Stage (Miami, 2017).  Fotografía: Justin Namon, ra-haus (cortesía del Arsht Center)

En “Sunday in the Park”, Sondheim asesta un golpe de teatro tan formidable como conmovedor cuando al final del primer acto, el público ve armarse ante sus ojos la gloriosa pintura de Seurat; enmarcada por un coro asimismo glorioso, personal y modesto “Himno al Sol” lejos de aquellos mas espectaculares de “Iris” o “Gurrelieder”.  En “Una pequeña música nocturna” que abriga su canción más popular, Send in the Clowns, grabada más de 500  veces por los intérpretes más dispares (dicho sea de paso, mi Sondheim menos favorito), el tácito homenaje a la condesa de “la dama de pique” de Tchaicovsky en la figura de Madame Armfeldt es otro indicio de cuán cercano, mal que le pese, estaba a la ópera. De ahi que, ni su creadora Hermione Gingold y las grandes que le siguieron, igualaron a la veteranísima mezzo Regina Resnik, notable Carmen, Eboli, Klytämnestra y Condesa tchaicovskiana. Verla literalmente «saborear» Liasons  como antes hiciera con Je crains de lui parler la nuit valida a Sondheim como operista nato.

Letrista inesperado, críptico e imbatible, mordaz y generoso, para Sondheim es prima le parole, dopo la musica; dueño de vitriólico humor, creador de desopilantes retruécanos, como los puntos de color de Seurat armaba cada pieza cual gigantesco rompecabezas (que adoraba) donde engarzó canciones en teoría imposibles de tararear. Barbara Cook lo desafiaba con “¿Quién dijo eso? ”y como prueba irrefutable cantaba, como ninguna, I am Losing my Mind In Buddy’s Eyes. Pegadizas, emocionantes, al borde de la sacarina, inolvidables, ambas salidas de “Follies”. Lo cierto es que la rigurosidad inclaudicable de Sondheim era tal que en el contexto general de la obra cada una emerge como una canción mas; fuera de ella, crecen hasta el infinito.

Nicholas Richberg, Anna Lise Jensen y Jeni Hacker en “Passion”, puesta en escena de Zoetic Stage (Miami, 2016). Fotografía: Justin Namon, ra-haus (cortesía del Arsht Center)

Versátil, inmenso e inclasificable, ni frio ni cerebral como lo tildaron sus detractores, este neoyorkino supo darle la necesitada vuelta de tuerca al teatro musical, como Piazzolla con el tango, para asegurar la supervivencia del género con un aire nuevo e inquisitivo, más intelectual, menos predecible, más maduro, más eterno.

Su desaparición marca el fin de una era como último sobreviviente del equipo creador de “West Side Story”,  cuyas letras sobrevivirán más allá de su arrepentimiento con “I feel pretty” (Era mi primer show y quería imponerme a toda costa, se imaginan a una portorriqueña recién llegada cantar ‘it’s alarming how charming I feel”?). Un legado que se instala precioso a los amantes del teatro musical, a la música americana y no olvidar, como creador de puentes para quienes como yo empezaron a atisbar que la música de Broadway era más de lo que parecía gracias a su genialidad y canciones, definitivamente “tarareables”.

ArtburstMiami.com es una fuente sin fines de lucro de noticias sobre teatro, danza, artes visuales, música y artes escénicas. Suscríbase a nuestro boletín y nunca perderá un artículo.

 

latest posts

“Sharing Grandmothers”, un homenaje transatlántico y mu...

Posted By Helena Alonso Paisley,

“Hemos hecho un trabajo de creación de verdad, en el sitio, conociendo a la gente, arriesgándonos”, afirma el director.

La Competencia Internacional de Ballet de Miami celebra...

Posted By Orlando Taquechel,

MIBC nos permite disfrutar del presente del arte del ballet e imaginarnos su futuro.

‘Tambores’, un viaje por las tradiciones mu...

Posted By Jesús Vega,

'El tambor es el corazón de nuestros ritmos', afirma Melissa Messulam.