Artículos En Español

Renovados bríos en la noche inaugural de la New World Symphony

Posted By Sebastián Spreng
October 13, 2021 at 1:49 PM

Al frente de la New World Symphony, el joven director bávaro Christian Reif. Fotografía: NWS (cortesía)

Sin temor a exagerar, podría afirmarse que el espíritu de la primavera se adueñó de la otoñal noche de apertura de la temporada de la New World Symphony (NWS) en Miami Beach.

Vital y renovada pese a la serie de infortunios que la afectaron, desde la paralización de actividades en público debido a la pandemia durante mas de año y medio a la reciente intervención quirúrgica de su creador y director general Michael Tilson Thomas, motivo que lo mantendrá alejado hasta su total recuperación e impidiéndole inaugurar la temporada como es tradición. No obstante, su mensaje de bienvenida desde California marcó la necesitada instancia optimista.

Espíritu primaveral que emergió a pleno en una noche tormentosa típica del otoño miamense; para la anécdota, es la cuarta vez que la lluvia acompaña la velada inaugural. Y si dicen que “lluvia en estreno es buena suerte”, amén de que sólo sea para relajar a debutantes supersticiosos, en esta ocasión fue palpable realidad. La juventud emblemática de la “Academia Orquestal Americana” triunfó gracias al equipo de jóvenes entusiastas interpretando obras de juventud de tres compositores insignes: Coleridge-Taylor, Mahler y Schumann, compuestas a los 23, 25 y 31 de edad respectivamente; si algo tardío en el último caso, fue la primera de sus cuatro sinfonías.

Al frente del conjunto, volvió con fervoroso ímpetu Christian Reif, valioso alumni de dirección orquestal entre 2014-2016, que viene cosechando notables credenciales internacionales. El joven director bávaro supo sumergirse apasionadamente en cada composición logrando formidable respuesta de sus colegas e imprimiendo en cada caso el sabor y color estilístico adecuados.

Un apropiadísimo programa que abrió el fuego con la “Balada para orquesta” de Samuel Coleridge-Taylor, souvenir romántico de pura cepa británica comisionado en 1898 gracias a la insistencia de su mentor Elgar, que lo consideraba un genio. No se equivocaba Sir Edward, la música del -para los americanos- “Mahler Africano” y autor de “La canción de Hiawatha”, falleció de neumonía con sólo treinta y siete años lo que no le impidió posicionarse como referente de su generación pese a no ser lo muy popular fuera del ámbito inglés. Su hora ha llegado y la “Balada” conlleva luminoso lirismo, frondosa orquestación e intrincadas voces dentro de la orquesta que Reif cinceló con claridad; en suma, una bienvenida adición al repertorio de un compositor cuya azarosa historia merece investigarse y conocerse.

La pieza de resistencia de la noche fueron las “Canciones para un compañero de viaje” de Mahler, cuatro joyas del Lied sobre textos propios que reflejan una temprana desilusión amorosa y que señalan definitivamente su senda hacia las sinfonías del período del “Cuerno mágico de la juventud”. A menudo interpretadas por barítonos no le van en zaga sus contrapartes femeninas, las mezzosopranos. En Sasha Cooke tuvo una digna representante de su cuerda con admirable desempeño, su particular acercamiento al material, introspectivo, algo distante y con mínimo vibrato obtuvo pinceladas que sirvieron para evocar sutilmente el canto angelical sacro mas que el tumulto interior del joven compositor. Reif secundó a la solista con la debida delicadeza o ferocidad, enfatizando los bellisimos solos instrumentales que comentan el estado de ánimo del protagonista. La entrega culminó con un dulcemente agorero, resignado “Los ojos azules de mi amada”, imbuído con la debida nostalgia.

Sin intervalo – sabia medida que no sólo acorta el concierto sino que previene contagios – irrumpió la “Primera Sinfonía (Primavera)” con toda la fuerza de Schumann y una lectura vertiginosa de Reif, personal y efectiva. Impecable la peligrosa fanfarria inicial por los bronces, prueba más del grado de perfeccionamiento de los flamantes “neworldsymphoners”. Al mismo empinado nivel cuerdas y maderas brillando todavía mas en el bello Larghetto. Después del remanso, regresó la tempestad romántica que acosaría la mente del compositor recién casado con Clara Wiek. Esa fiebre latente que se advierte en los rústicos vaivenes y abruptos contrastes de la obra y que Reif supo plasmar con absoluta precisión para redondear el rendimiento superlativo de la orquesta en su primera entrega oficial de una temporada que promete. Cabe notar que Reif regresa el 21-22 de noviembre, por su entrega, carisma y solidez para agendar sin reservas.

El concierto fue dedicado a la memoria de Susana Ibargüen, infatigable luchadora de las artes locales. Fotografía: cortesía del autor.

También vale destacar que con un poema de P. Scott Cunningham, el concierto fue dedicado a la memoria de Susana Ibargüen, infatigable luchadora de las artes locales que murió hace un mes a consecuencia de ALS y que hubiese celebrado su cumpleaños esa misma noche.

El próximo concierto de la NWS será el sábado 16 de octubre en el Arsht Center con la distinguida directora finlandesa Susana Mälkki y Jean-Yves Thibaudet como solista. Para más Información visite: https://nws.edu/events-tickets/concerts/nws-and-jean-yves-thibaudet-21-22/

ArtburstMiami.com es una fuente sin fines de lucro de noticias sobre teatro, danza, artes visuales, música y artes escénicas. Suscríbase a nuestro boletín y nunca perderá un artículo.

latest posts

Omayra Amaya presenta ‘Ritmo del Tiempo’ en...

Posted By Orlando Taquechel,

'Los artistas flamencos no somos un cuadro colgado en el Museo. Evolucionamos, sentimos, cambiamos'.

Gala benéfica en el New World Center con ‘América...

Posted By Jose Antonio Evora,

El espectáculo de música y danza es una recreación escénica y musical del mestizaje americano.

‘Pleno de alegría’ Jonas Kaufmann debuta en...

Posted By Sebastián Spreng,

El recital de Kaufmann será el acontecimiento lírico de la temporada.