Artículos En Español

Miami y su creciente orfandad clásica

Written By Sebastián Spreng
January 25, 2022 at 5:40 PM

Un concierto con público en el John S. and James L. Knight Concert Hall. Fotografía: Robin Hill (cortesía del Adrienne Arsht Center)

Alarmista, disconforme, agorero, lo cierto es que la preocupación al borde de mi, hasta ahora, callada desazón es inevitable. Agréguese esta pandemia sin visos de finalizar que no sólo ha diezmado al público y sus artistas, ha dejado ver grietas y avivado pesadillas, introduciendo nuevas costumbres, arraigando la comodidad y auspiciando indiferencia para obtener un cóctel poco alentador. Si COVID es excusa para el letargo y la complacencia, es sólo la punta de un iceberg más amenazador.

Valga como disparador un laureado documental de la Deutsche Welle (DW), la cadena de Alemania para el extranjero, preguntándose “¿Un mundo sin Beethoven?”. La frase gatilla la incógnita angustiante de ¿un mundo sin música clásica? al que nos estaríamos encaminando inexorablemente. Más allá de algunos desalentadores pronósticos de experimentados en el tema, si por ahora es fantasía, quizá no esté tan lejana como suponemos.

No obstante, hacia dónde evolucionar sin involucionar, cómo atraer nuevos públicos sin abaratar el producto, cómo permanecer fiel a la esencia sin desbocarse, cómo incorporar lo nuevo, cómo decantar pronto aquello que sólo el tiempo logra, son algunas de las preguntas acuciantes cuando el mundo de la música académica está en juego.

La inmediatez y velocidad actual juegan en contra de este elixir y bálsamo de la civilización occidental destilado durante más de quinientos años y que como tal se aprende a saborear con el tiempo.

En el ámbito local, debiera empezar a considerarse que en nuestra “pujante metrópoli” las noticias no son tan buenas como pregonan ciertos artículos que ensalzan una inaudita prosperidad artística. A no engañarse, al menos en esta disciplina -la de la música erudita- las perspectivas son cada vez menos alentadoras con el agravante de haber sido heridas ferozmente por la pandemia.

La cancelación de la residencia invernal de la Orquesta de Cleveland ha sido vista por muchos melómanos como una literal deserción. Debe sumársele las cancelaciones de otros conciertos de organizaciones más pequeñas para completar un panorama preocupante, otra vez, la punta del iceberg. Afortunadamente siguen en pie, aunque en delicado equilibrio, algunos importantes conciertos de la presente temporada.

Sin menospreciar en absoluto la labor infatigable de meritorias orquestas locales así como las de universidades, no puede negarse que una ciudad como Miami merecería una orquesta acorde a su estatus metropolitano para poder competir con sus pares. Lo que se tiene no alcanza, como dice el refrán “cuando mejor es posible, bueno no es suficiente”. Extinta la Filarmónica, añorada por los que pudimos disfrutarla entre 1985 y 2003, la visita anual de la Cleveland no ha sido más que un sueño prestado. De hecho, seguirá siendo bienvenida pero no nos pertenece.

Actividad con público al aire libre de la New World Symphony. Fotografía: Rui Dias-Adios (cortesía de la New World Symphony)

Miami exhibe una apreciable curva ascendente en las artes plásticas, ballet, danza, teatro, música popular y experimental. Son algunas de las disciplinas que van cobrando la debida, imprescindible dimensión, sin poder dejar de mencionar la fortuna de albergar la New World Symphony, la estupenda academia orquestal americana que ha debido actuar como orquesta profesional local sin serlo amén de otras organizaciones que contribuyen como semilleros de talentos.

El Talón de Aquiles es la mal llamada música clásica que sobrevive a duras penas, diríase milagrosamente. Van extinguiéndose en silencio entidades señeras y parte de ese público ha envejecido o fallecido, siendo un enigma dónde quedó el restante o donde está el nuevo que debería tomar su lugar. Si bien el tema de la asistencia es un fenómeno que sucede en todas partes, en Miami cobra especial notoriedad ya que se la promociona como “ciudad del futuro”, una que febril levanta rascacielos, que “gentrifica” y “beautifica” a mansalva, donde el lujo y ostentación están a la orden del día. Para quien lo ve de afuera, es tan incomprensible como inadmisible. Dentro de este ansiado perfil de gran metrópoli, es un rubro que flaquea y un lujo que debería, y que no le costaría tanto, permitirse.

¿Un mundo sin música clásica? Imagen del John S. and James L. Knight Concert Hall sin público. Fotografía: Daniel Azoulay (cortesía del Adrienne Arsht Center)

Antes de que sea tarde, quizás sea el momento de organizar, planear y fundar una orquesta importante que sirva a conciertos, ópera y ballet. Con la ventaja de que a diferencia de décadas atrás, cuando la actividad musical era mayor, hoy cuenta con salas adecuadas como el Adrienne Arsht Center y una academia orquestal (más los conservatorios de universidades) que podría proveer jóvenes instrumentistas incorporándolos al nutrido contingente de músicos locales e internacionales que desean establecerse en nuestras costas.

Quizá la suerte acompañe, despierte ideas y anime a emprendedores y benefactores que le permitan crecer en vez de marchitarse tan de golpe; que se aproveche este largo hiato del COVID para reflexionar y actuar sumando bienvenidos vientos de inclusión y diversidad, y para que incluso la crítica no deba ser en exceso benévola, sino rigurosa y constructiva, como otro instrumento formativo de público y gusto, que es su razón de ser.

Ignorar o decretar que la música erudita no está de moda, que no interesa, o que no tiene cabida en nuestro ámbito local denota suprema ignorancia. Aunque sea la que menos se ve, es parte del alma de toda gran ciudad, es un órgano vital que cumple funciones nutritivas, y como los padres, sólo se lamenta cuando ya no están. Una ciudad huérfana de ella invita al peligro, la ignorancia y la vana omnipotencia.

Así como sería impensable un mundo sin Beethoven, una gran ciudad sin esta gran música sería una ciudad de indiferentes y cobardes; y como el arte no es más que un acto de coraje, debe apoyarse.

ArtburstMiami.com es una fuente sin fines de lucro de noticias sobre teatro, danza, artes visuales, música y artes escénicas. Suscríbase a nuestro boletín y nunca perderá un artículo.

latest posts

ÓPERA Y CANTO LÍRICO EN LA TEMPORADA 2022-23

Written By Daniel Fernández,

La música vocal en Miami renace con todas sus fuerzas.

C4 TRÍO PRESENTARÁ SU SONORIDAD ÚNICA EN BAROQUE JAZZ C...

Written By Jesús Vega,

“Aunque no somos netamente folclóricos, el elemento folclórico está presente en nuestra música”, afirma Héctor Molina.

EL XVI FESTIVAL DE CANTE FLAMENCO: LA PROMESA DE UN ENC...

Written By Orlando Taquechel,

Las funciones del festival son algo que tienen que hacerse “en plan puro”, afirma Paco Fonta.