Artículos En Español

WAGNER EN LA NEW WORLD SYMPHONY: ‘COMO ANILLO AL DEDO’

Written By Sebastián Spreng
March 29, 2023 at 10:13 PM

El ‘Anillo’ en la New World Symphony Fotografía: Rui Dias-Aidos (cortesía NWS)

No debería ser una novedad para una metrópoli que se precie de tal como Miami, pero lo es, y aunque demasiado tarde, enhorabuena. Vaya entonces una felicitación a la New World Symphony (NWS) por “atreverse” a programar un concierto íntegramente dedicado a Richard Wagner que marca una suerte de hito, y por otra parte un desafío para la Academia Orquestal Americana del que salió triunfante.

Gracias a Michael Tilson Thomas, los jóvenes académicos están acostumbrados a navegar las aguas de Mahler pero el “sonido Wagner” que tanto impactó al compositor bohemio en su primera visita al Festival de Bayreuth en 1883 “Salí mudo, estupefacto, entendí la grandeza y el dolor. Lo llevaré por el resto de mi vida” [escribió entonces] posee características únicas. Tanto en “Parsifal” como en “El anillo del nibelungo” la estética wagneriana dejaron una marca indeleble en Mahler, siendo fragmentos de la monumental tetralogía los que integraron la velada dirigida por el ascendente joven venezolano Domingo Hindoyan.

Cuando de Wagner se trata, resumir en menos de dos horas dieciséis de música tan entramada como indisoluble, conlleva inevitablemente a la expresión “bloody chunks”. Si espléndidas versiones condensadas como las de Lorin Maazel (“El anillo sin palabras”) o Henk de Vlieger (“An Orchestral Adventure”) son la excepción, en esta oportunidad se optó por arreglos de contemporáneos del compositor: Wouter Hutschenruyter, Ludwig Stasny y su notable asistente Engelbert Humperdinck, autor de la ópera “Hansel y Gretel”, auténtica joyita wagneriana en miniatura.

El joven director venezolano Domingo Hindoyan. Fotografía: NWS (cortesía)

El programa, accesible y ágil, apeló a la sucesión cronológica de la saga. Sin el preludio esencial fue directamente a la entrada de los dioses al Walhallla de “El oro del Rhin” para continuar con “Der Männer Sippe” y “Du bist der Lenz”, dos exultantes solos de Sieglinde del primer acto de “La Valquiria” a cargo de la soprano Heidi Melton. Con la inevitable “Cabalgata de Valquirias” la audiencia tuvo su momento más entusiasta seguido por el “Fuego mágico” y “Adiós de Wotan” con una orquesta a pleno que iría floreciendo a medida que avanzó el concierto.

A partir de los “Murmullos de la foresta” de “Sigfrido”, exquisitamente liderado por el becario en dirección orquestal Chad Goodman que supo aportar el imperativo descanso, la segunda parte obtuvo mayor unidad. Los tres tramos pertenecientes a “El ocaso de los dioses” redondearon una noche emocionante donde la protagonista absoluta fue una orquesta resplandeciente, en literal estado de gracia. Los cellos sonaron con la contundencia y angularidad necesarias y fue obvio que los metales tuvieron una fiesta, mención especial al corno de Sigfrido y el tema de la espada emergiendo luminosa; a decir verdad, no hubo sección que no mereciera cálidos elogios. En la Música fúnebre de Sigfrido se tuvo lo mejor de la velada, con Hindoyan hábilmente moviendo la masa sonora como torrente transportando un barco hacia buen puerto, el efecto fue sobrecogedor y debe destacarse que en ningún momento la gigantesca orquesta saturó la sala ni se empastaron las diferentes secciones, primando el poderío cromático y una bienvenida transparencia. En la “Inmolación de Brunilda”, cumplió Melton con la extenuante tarea de traspasar la barrera orquestal con el caudal vocal necesario.

Ceder a la inclusión de imágenes para lograr un espectáculo multimedia es una opción tan tentadora como espinosa. Afortunadamente las debidas a Michael Matamoros se limitaron sugerir sin distraer con geometrías inspiradas en las runas nórdicas acertando especialmente en los murmullos de la foresta; en cambio se perdió oportunidad de lucimiento en la creación del arco iris o la transición final de fuego a agua que pasaron desapercibidas.

Hasta ahora la presencia wagneriana en Miami se ha limitado a venerables “Valquiria y Holandés” en la década de los noventa en la FGO, al entusiasta festival de verano de Michael Rossi que ofreció “El oro del Rhin” y algunas oberturas por orquestas visitantes y residentes. Este éxito marca un pequeño gran paso, es sólo el comienzo. Miami no sólo lo necesita, también se lo merece.

 

ArtburstMiami.com es una fuente sin fines de lucro de noticias sobre teatro, danza, artes visuales, música y artes escénicas. Suscríbase a nuestro boletín y nunca perderá un artículo.

 

 

 

latest posts

La ‘Nube10’ de Brigid Baker es un oasis

Written By Orlando Taquechel,

Un programa y una obra que constituyen una declaración de amor donde la brevedad es una cualidad y una motivación.

Cierre de la temporada 2023-2024 de la New World Sympho...

Written By Sebastián Spreng,

Michael Tilson Thomas y Stéphane Denève al frente de dos conciertos espléndidos que marcan un antes y un después.

Dance Now! Miami y la promesa de un viaje de regreso al...

Written By Guillermo Perez,

El estreno de "Pop" de Diego Salterini es acompañado con reposiciones de obras de Hannah Baumgarten y Daniel Lewis.