Artículos En Español

Un Lago Discreto y un Momento de Euforia

Posted By Orlando Taquechel
January 9, 2019 at 8:25 AM

La compañía ucraniana National Ballet Theatre of Odessa (NBTO) se presentó con éxito en el South Miami-Dade Cultural Arts Center (SMDCAC) con una sola función de “El Lago de los cisnes,” una de las obras del repertorio clásico más significativas de todos los tiempos y el primer ballet compuesto por Pyotr Ilyich Tchaikovski (1840-1893).

Esta función forma parte de la primera gira norteamericana de la compañía que dirige Elena Baranovskaya, intérprete y maestra de una larga trayectoria.  Ellos presentarán próximamente el “Lago … ” en ciudades como Jacksonville (Florida), Atlanta (Georgia), Birmingham (Alabama), Fort Wayne (Indiana), Brooklyn (New York), Englewood (New Jersey) y Hershey (Pennsylvania).

La ciudad de Odessa, la llamada “Perla del Mar Negro” (la “Capital del Sur,” bajo el Imperio ruso y la Unión Soviética) fue fundada en 1794 por un decreto de la emperatriz rusa Catalina la Grande y hoy en día es la tercera ciudad más poblada de Ucrania, un país independiente desde 1991. Para tener una idea de la importancia del Ballet de la Ópera Nacional de Odessa, reconocida como una de las instituciones de danza clásica más distinguidas de Rusia, baste decir que está ubicada dentro del prestigioso Teatro de la Ópera (fundado en 1810), un edificio considerado una de las  mayores atracciones de la ciudad junto a la escalinata Potemkin que la película muda de Sergei Eisenstein “El Acorazado Potemkin” hizo famosa en 1925. 

En la historia del Teatro de la Ópera de Odessa el año 1923 tiene un significado especial porque en esa temporada la compañía de ballet del teatro presentó su primer ballet que no fue otro que “El Lago de los Cisnes.” NBTO se ha dedicado a preservar el patrimonio de los grandes ballets rusos de repertorio y se ha ganado su reputación internacional gracias a las numerosas giras realizadas por todo el mundo.

Sin duda alguna, es todo un acontecimiento que ellos se presenten en SMDCAC y lo hagan precisamente con “El Lago de los Cisnes,” aún cuando los artistas que nos visitaron son en realidad un grupo de miembros de la agrupación organizados alrededor de dos figuras de renombre como Elena Dobryanskaya y Sergey Dotsenko, básicamente para salir de gira. 

Si bien los actores itinerantes han existido desde tiempos inmemoriales, la compañía de gira es un fenómeno que se desarrolló en Europa y los Estados Unidos en el siglo XIX y tiene el mérito de hacer accesible las artes escénicas a nuevas audiencias (Anna Pavlova es considerada la primera “misionera de la danza”) pero a costa de ofrecer casi siempre una versión aligerada del producto original preparada para adaptarse a diferentes tipos de teatro y sobre todo, de escenario. 

En este contexto, el escenario del SMDCAC se sintió insuficiente, provocando que  algunas escenas se sintieran superpobladas y los bailes de grupo algo constreñidos. 

Este “Lago” es, según las notas en el elegante programa de mano que se vende en el vestíbulo, una edición coreográfica hecha por Yuri Vasyuchenko con escenas del montaje original de Marius Petipa y Lev Ivanov que data de 1895 junto a momentos tomados de las versiones posteriores realizadas por Alexander Gorski (que hizo varias entre 1901 y 1920), Konstantin Sergeyev en 1950 y Yuri Grigorovich en 1969.  

Hay que conceder que tomando algo de cada uno, Vasyuchenko ha logrado una puesta en escena a la que no se le ven las costuras, contando la historia sin tropiezos y de manera expedita (los momentos de pantomima han sido reducidos a su mínima expresión) en términos coreográficos nada complicados, lo que facilita su ejecución. El resultado es un montaje impoluto pero predecible y por momentos decepcionante.

Si su idea del ballet ruso es la acrobacia del estilo soviético (ruso y soviético son dos cosas bien diferentes también en el ballet) o si usted espera interpretaciones ajustadas a la cualidad descriptiva de la música (rubato incluido) hay que dejarle saber que este no es ese tipo de “Lago.”

Igualmente, si usted ya conoce la obra y espera ver un montaje espectacular a la manera del Bolshoi o disfrutar del virtuosismo presente en la puesta en escena del Ballet Nacional de Cuba (heredera directa de la de Sergeyev) debe ir al teatro dispuesto a descubrir y apreciar otras cosas, como la actuación de Dobryanskaya en el doble rol Odette/Odile.  

Dobryanskaya es una bailarina segura y una actriz inteligente capaz de definir ambos personajes con solo aparecer en escena, revelando biografía y propósito con el primer gesto y la primera mirada.

En resumen, este es un “Lago de los Cisnes” discreto y tranquilo, sobre el cual muchos tendrán reservas pero al que hay que reconocerle su capacidad para capturar la atención y alimentar la imaginación de un público que al finalizar la representación la noche que reseñamos comenzó a despedir a los artistas con un cálido aplauso.

Fue entonces cuando Dobryanskaya se elevó en puntas, dirigió sus brazos al cielo sugiriendo una quinta posición a la rusa y esbozó un pequeño desplazamiento. Esto resultó ser suficiente para que el público saltara de sus asientos lanzando exclamaciones de admiración y el aplauso se transformara en ovación ensordecedora.

Así las cosas, el telón que ya había comenzado a descender fue detenido a medio camino para dejar que los presentes disfrutaran un poco más de la euforia provocada por el momento mágico que habían estado esperando durante toda la función y acabaría transformando al “Lago” de NBTO en una experiencia destinada a permanecer en la memoria.

Foto: Elena Dobryanskaya como Odette en “El Lago de los Cisnes” (cortesía del National Ballet Theatre of Odessa)

latest posts

Conversando con Rafi Maldonado sobre los hombres que ba...

Posted By Orlando Taquechel,

Una oportunidad de tomar licencia artística y explorar más allá de tendencias, limitaciones y estereotipos.

Archivos del MDC: sinónimo de preservación del patrimon...

Posted By Jesús Vega,

Una carrera contra el tiempo para hacer transferencias digitales de materiales amenazados por el desgaste de los años.

SERAPHIC FIRE APORTÓ SU BÁLSAMO SANADOR

Posted By Sebastián Spreng,

“Aún aquí, música de amor y plaga” resumió en menos de una hora lo mejor de Seraphic Fire.