Artículos En Español

Sara Baras y las sombras que nos deja como compañía

Posted By Orlando Taquechel
March 19, 2019 at 10:45 AM

La extraordinaria bailaora y coreógrafa española Sara Baras regresó al Arsht Center como protagonista de la duodécima edición del Festival de Flamenco de Miami y presentó su aclamado espectáculo titulado “Sombras” a teatro lleno, con público de pie y ovaciones interminables en cada una de sus funciones.

Miami ha admirado la enormidad del talento de Baras en otros espectáculos de flamenco — “Sueños Gitanos” en 1999,  “Sueños” en 2005 — y no es la primera vez que Baras es la protagonista del Festival de Flamenco — ya lo fue en 2015 con “Voces, suite flamenca” — pero “Sombras,” el decimocuarto montaje de su autoría, es su trabajo mas cercano a la perfección.

Todas las constantes de su estilo están presentes en “ Sombras” pero consagradas como nunca antes a la entrega comunicativa con el público.

Su taconeo, por ejemplo, sigue siendo asombroso pero mencionar el virtuosismo técnico de Baras se siente como una falta de respeto para una artista en plena madurez creativa ubicada en la cima de su arte. Dueña y señora de un lugar donde pasos y movimientos son insignificantes cuando de lo que se trata es de la conquista del alma con los espectadores.

Y verla interactuar con los músicos es, como siempre, la reafirmación de una de las claves imprescindibles para entender el valor que ella otorga a la colaboración con todos los que la acompañan en escena.

Así las cosas, es lógico que al concebir un espectáculo que tiene que ver con las sombras, Baras haya buscado a las luces como aliadas.

Sara Baras y su farruca son la razón de existir y el corazón de “Sombras” pero en las luces magistrales de Óscar Gómez de los Reyes ambas han encontrado el coprotagonista ideal. Aquel que te apoya, te protege, te ayuda a expresarte, te anima al diálogo y le da realce a lo que haces.

Multiplicando la figura de Baras, dibujando las siluetas de los grupos, creando atmósferas o agregando espectacularidad al magnífico vestuario diseñado por Luis F. Dos Santos, el trabajo de Gomez de los Reyes es pura magia.

Sin duda alguna, los suyos son los mejores diseños de iluminación para danza vistos en Miami desde que Ballet Boyz no permitiera conocer los de Michael Hulls el año pasado.

Para ser justos hay que reseñar igualmente que todos los participantes en “Sombras” son artistas espléndidos.

María Jesús García Oviedo (también coreógrafa asistente), Charo Pedraja, Cristina Aldón, Sonia Franco, Daniel Saltares y José Franco en el baile; las voces de Rubio de Pruna e Israel Fernández; las guitarras de Keko Baldomero (también director musical del espectáculo) y Andrés Martinez; Antonio Suárez y Manuel Muñoz “Pájaro” en percusión y el alucinante Diego Villegas en saxofón, armónica y flauta.

La música grabada utilizada en una escena a cargo del cuerpo de baile titulada “Travesía” es de Ara Malikian. Los exquisitos dibujos escenográficos son de Andrés Mérida.

El flamenco de Baras ha sido siempre un flamenco satisfecho y ella es una “entertainer” que sabe como provocar satisfacción en el público.

Baras es ese tipo de “entertainer” que tiene la cualidad de hacerte creer que sabe que tu entiendes lo que te dice e incluso se las arregla para dejarte saber que lo que entiendes es exactamente lo que ella te quiso decir.

Es un modelo con una histriónica humanidad que se construye en el apoyo mutuo — del público al artista y del artista al público — y que hay que buscarlo en el teatro musical y de variedades, en el ambiente de un bar o de una sala de concierto.

En esta ocasión, cada vez que Baras se detuvo, extendió sus brazos a la manera de la “Evita” del musical, dirigió su mirada al segundo balcón del teatro y lanzó un beso ella parecía decirnos “estas son mis sombras, las traje para que las disfrutemos juntos.”

Usted puede pensar que lo que hay detrás es la sabiduría del intérprete que sabe donde esta ubicado el público para el cual ha sido un sacrificio comprar la entrada … pero la comunión entre Baras y su público — y usted no puede ver bailar a Sara Baras sin convertirse en parte de su público — se siente como algo verdadero. Algo que no ocurre con frecuencia.

En resumen, “Sombras” queda en la memoria como un gran espectáculo pero sobre todo, como una experiencia personal, única e irrepetible, destinada a formar parte de las sombras que por siempre nos harán compañía.

Foto: Sara Baras en “Sombras.” Fotografia: Peter Muller (cortesia de Flamenco Festival Miami).

ArtburstMiami.com es una fuente de noticias sin fines de lucro sobre teatro, danza, música y otras artes escénicas.

latest posts

Conversando con Rafi Maldonado sobre los hombres que ba...

Posted By Orlando Taquechel,

Una oportunidad de tomar licencia artística y explorar más allá de tendencias, limitaciones y estereotipos.

Archivos del MDC: sinónimo de preservación del patrimon...

Posted By Jesús Vega,

Una carrera contra el tiempo para hacer transferencias digitales de materiales amenazados por el desgaste de los años.

SERAPHIC FIRE APORTÓ SU BÁLSAMO SANADOR

Posted By Sebastián Spreng,

“Aún aquí, música de amor y plaga” resumió en menos de una hora lo mejor de Seraphic Fire.