Artículos En Español

Pablo Cano y su mundo de maravillas en plena Sagüesera

Posted By Helena Alonso Paisley
December 17, 2019 at 7:42 PM

PHOTO 1: El estudio de Cano, donde tendrá lugar su “Holiday Open House”; es también hogar del Cricket Theater los últimos sábados de cada mes. Fotografía: Juanchi Roca-Paisley

Cuando Pablo Cano abre los portones de madera oscura del garaje en la Pequeña Habana que ha convertido en estudio de arte, uno se siente como Alicia al entrar en la madriguera del Conejo Blanco: trasladado a un mundo alternativo… en plena Sagüesera. Un lugar fuera de tiempo y ajeno al ir y venir de la Calle Ocho que queda tan solo unas cuadras al sur.

Y qué mundo de maravillas es éste. Una escultura de una dama de mirada penetrante que lo observa a uno desde su lugar en la esquina, su cuerpo formado por dos cubos metálicos de basura, uno encima del otro. Unas marionetas coloridas que guindan del techo como frutas fabulosas con uno de sus cuerpos formado por un latón de galletas, otro por una guitarrita y un tercero con falda hecha de la pantalla de alguna lámpara en desuso. 

Cano, aunque se haya graduado del prestigioso Maryland Institute of Art y haya sido reconocido por CINTAS Foundation Fellowdhip a los 22 años de edad no tiene pena en admitir que su tienda de arte favorita es el Red White and Blue Thrift Store de Hialeah y afirma que le encanta “buscar la necesidad de un objeto e imaginar crear una cosa preciosa de la nada”.

De niño, Cano se reunía con su pandilla de amigos justo a una cuadra de donde ahora tiene su estudio y juntos presentaban obras de teatro de su propia creación. “Nos encantaba recrear Star Trek”, recuerda. “Nos poníamos orejas de papel para hacer el papel de Spock…si había un monstruo, entonces creábamos un monstruo. Siempre quise ser artista”.  

El arte lo lleva en la sangre. Su madre, Margarita Cano, fue bibliotecaria de profesión pero pintora de afición, y siempre estaba pintando en sus horas libres. Su padre, un bajista de jazz y productor de música, a menudo traía a músicos a la casa. “Me presentaron a muchos artistas. Pude ver que era posible, que uno podía vivir y sobrevivir siendo artista”. 

El artista Pablo Cano en su estudio de la Pequeña Habana, con su estatua móvil de Marie Antoinette. Fotografía: Juanchi Roca-Paisley

Décadas más tarde, Cano sigue creando obras que son el producto de una prodigiosa imaginación que no ha hecho sino expandirse y las puertas de su santuario artístico están abiertas ahora para todos los que quieran entrar y apreciar sus creaciones de cerca. 

En su “Holiday Open House” este 21 y 22 de diciembre, Cano pondrá a la venta desde obras pequeñas creadas especialmente para el evento que cuestan entre veinticinco y cincuenta dólares hasta piezas mayores de unos veinticinco a cincuenta mil.  María Elena Vallejo, una cantante cubana de ópera que lleva tres años colaborando con Cano, cantará villancicos y otros temas navideños, acompañada por su guitarra.

Cada año la temática es diferente y para esta ocasión, Cano tiene listas unas delicadas cerámicas pintadas con damas renacentistas y fragatas fantasiosas y unos dibujos en tinta blanca sobre cartón con castillos románticos, calaveras y piratas en pleno combate. 

Para ver a sus renombradas marionetas en acción, sin embargo, hay que acudir al mismo lugar el último sábado de cada mes, cuando el estudio se convierte en lo que Cano llama el “Cricket Theater”. Junto a su primo Pancho que se encarga del sonido y las luces; su hermana Isabel que cose la ropa para las marionetas y amigos como Vallejo y su hija Lucía que toca la flauta, Cano presenta sus “marionetas musicales” a un público pequeño interesado en disfrutar de una actuación realmente original e inventiva.

Es como si un artista de vodevil de los años veinte en Nueva York se juntara con una cantante cubana de los cabarets de La Habana Vieja y tuvieran un hijo titiritero. Canciones como “Putting on the Ritz” de Fred Astaire o “Jeepers, Creepers” de Louis Armstrong se contraponen con temas cubanos como “El Manicero” y alguna canción francesa del siglo XVII.

La marioneta Fred Astaire, esperando su entrada al escenario para cantar “Putting on the Ritz”. Fotografía: Juanchi Roca-Paisley

No es para nada el típico teatro de marionetas. El espectáculo de noviembre comenzó con la canción “Never Go Walking Without Your Hatpin” (“No salgas jamás a pasear sin tu alfiler de sombrero”), una chistosa balada antigua que habla de la manera ingenua en que las mujeres de hace cien años se defendían de los depredadores sexuales. En otra canción, la hormiga “Dulcita” – que tiene por cartera una cajita de fósforos – pasa entre los espectadores buscando con quién enamorarse. Es un espectáculo artístico pero sin artificios, que refleja la inocencia de una época pasada. 

Para tener una visión más amplia de la obra de este artista polifacético, uno puede visitar el LnS Gallery de Miami hasta el 4 de enero donde la exposición The Artful Book 2019 incluye no sólo una de sus obras sino también un libro iluminado pintado por su madre. Es fascinante ver la influencia que Margarita Cano ha tenido en el arte de su hijo. Otra muestra que incluye una obra de Cano es “I Paint My Reality: Surrealism in Latin America” en la Nova Southeastern University Gallery de Fort Lauderdale, donde comparte el espacio con artistas como Remedios Varo, Leonora Carrington y Wilfredo Lam. 

De sus producciones, su estudio, y su larga y exitosa carrera, Cano se siente agradecido: “Es un milagro que todo eso se ha podido mantener… El artista tiene que ser muy terco. Pero si tienes la disciplina y el amor al arte, no hay nada que pueda parar tu trayectoria”.

El “Holiday Open House” de Pablo Cano (2485 SW 5 St, Miami, 33135), con grabados, pinturas, dibujos y cerámicas del artista será el 21 y 22 de diciembre, de las 11:00 am – 6:00 pm. La entrada es gratuita.  “Marionetas Musicales” se presenta el último sábado de cada mes en la casita del patio de atrás de 2485 SW 5 St., Miami, 33135. Cocteles a las 7:00 pm; función a las 8:00 pm. Entradas: $35 para adultos; $10 para artistas; las personas mayores de 65 años o menores de 12 entran gratis. Se incluye en el precio de la entrada champán, vino, café y postre después de la actuación. Información y reservaciones: pdcano@bellsouth.net.

 

 

latest posts

Conversando con Rafi Maldonado sobre los hombres que ba...

Posted By Orlando Taquechel,

Una oportunidad de tomar licencia artística y explorar más allá de tendencias, limitaciones y estereotipos.

Archivos del MDC: sinónimo de preservación del patrimon...

Posted By Jesús Vega,

Una carrera contra el tiempo para hacer transferencias digitales de materiales amenazados por el desgaste de los años.

SERAPHIC FIRE APORTÓ SU BÁLSAMO SANADOR

Posted By Sebastián Spreng,

“Aún aquí, música de amor y plaga” resumió en menos de una hora lo mejor de Seraphic Fire.