Artículos En Español

MARISOL BLANCO: DANZA AFROCUBANA EN TIERRA EXTRAÑA

Written By Orlando Taquechel
June 24, 2022 at 1:42 PM

Marisol Blanco. Fotografía: Mike Nolan (cortesía de Marisol Blanco)

Si a usted le han preguntado alguna vez qué es lo afrocubano, es probable que haya salido del apuro diciendo que es “lo cubano con raíces africanas”. Es cierto, pero es también una simplificación que en realidad no dice nada al respecto. Lo afrocubano es un fenómeno de enorme riqueza y para hacerle justicia hay que prestarle atención a los detalles.

Con la intención de conocer lo que es una verdadera clase de danza afrocubana, visitamos el Koubek Center, donde la notable bailarina, coreógrafa y maestra Marisol Blanco (La Habana, 1977) ofrece un curso que ha despertado comentarios muy favorables.

“Bailo desde los 5 años y para mí bailar es como el aire que respiro”, dice Marisol Blanco. Fotografía: Mike Nolan (cortesía de Marisol Blanco)

Marisol comenzó a estudiar danza a los ocho años de edad. “Yo quiero ser bailarina pero cuando crezca voy a ser maestra” le dijo entonces a su mamá. Y para conseguir ambas cosas, estudió en la Escuela Nacional de Arte (ENA) y en el Instituto Superior de Arte (ISA). “Mi pacto con la vida es educar y yo vivo completamente satisfecha, completamente realizada. Bailo desde los 5 años y para mí bailar es como el aire que respiro. Yo tengo una conexión única con el tambor y la percusión es la pareja perfecta para el bailarín folclórico. Mis grandes retos han sido como maestra”.

Después de una exitosa carrera en Cuba, Marisol emigra a Estados Unidos en 2008, comienza enseguida a impartir clases de danza afrocubana y funda Sikan, agrupación de la que es directora artística. “Han sido 15 duros años para que nos acepten, 15 duros años de crítica, 15 duros años de perseverancia”, reflexiona. Definitivamente, impartir danza afrocubana en tierra extraña no es tarea fácil.

Los integrantes de Sikan. (Al fondo, de izquierda a derecha) Ronald Pieters, Pedro Martínez, Milena Laffitte, Marisol Blanco, Ernesto Arath Martínez y Florencia Della Badia. (Al frente, de izquierda a derecha) Mónica Chavarría, Carlos Galdamez y Leonardo José Rivera. Fotografía: Mike Nolan (cortesía de Marisol Blanco)

El curso empieza en enero y abarca todo el año. Según Marisol, “son seis meses para dar lo afroide y seis meses para dar lo tradicional, que dividimos en bailes de salón, danzas callejeras, y danzas campesinas. El período más largo es el de la raíz afroide y dentro de este, el de Nigeria. Pero damos también el Congo, el Benin, lo que es la zona de Calabar y Haití”.

La clase que presenciamos dura un poco más de una hora y comienza con la entrega de un machete a cada uno de los participantes. El tema hoy es la danza del Guerrero y el objetivo es romper al aire con el machete. Intervienen dos maestros: Marisol y el maestro de percusión [René Pedro]. La clase concluye con una sesión de preguntas y respuestas en la que intervienen los músicos acompañantes.

Músicos en la clase de danza afrocubana de Marisol Blanco. (De izquierda a derecha) Julio Llerena, Manuel Clua, Rene Pedroso y Michael Gil. Fotografía: Humberto Ochoa (cortesía de Koubek Center)

El formato no es muy diferente al de las clases de ballet (calentamiento, centro y combinaciones) pero el piano ha sido sustituido por los instrumentos de percusión y son otros los términos utilizados por la maestra.

“Como en cualquier otra clase de danza”, comenta Marisol, “donde tu le enseñas a un alumno como hacer un tendu [estirado], un demi-plie [flexión de las rodillas] o un rond de jambe [movimiento circular de la pierna] lo mismo ocurre en la clase de folclor. Es un vocabulario folclórico que ellos tienen que aprender, porque tienen que expresarse correctamente”.

Clase de danza afrocubana en tiempos de pandemia. Fotografía: Humberto Ochoa (cortesía de Koubek Center)

“La clase del martes es una mezcla de nivel intermedio y avanzados”, puntualiza. “La del jueves es para principiantes. A los principiantes los tengo separados porque a esa clase también vienen practicantes de la religión [Yoruba] que no tienen desarrolladas sus habilidades danzarias. En esa clase explico lo que es el cambio de peso, la relación con la percusión, la relación con el canto, la relación del movimiento con los elementos de la naturaleza. Tengo que darle un sentido a su forma danzaria para que comprendan el porqué se mueven y que entiendan que el bailarín es manifestación de la naturaleza. El folclorista es un actor danzante y por eso hablamos de ‘teatralización del folclore’, como bien decía Ramiro Guerra”.

El bailarín, coreógrafo e investigador Ramiro Guerra (1922-2017) es una de las figuras más importantes en la historia de la danza en Cuba. Fue el creador del Conjunto Nacional de Danza Moderna en 1959 y “Suite Yoruba” (1960) es uno de sus trabajos más emblemáticos.

“Los orishas [deidades de la religión Yoruba] se asemejan mucho a los seres humanos porque tienen la misma cantidad de defectos y virtudes. Por eso lo podemos llevar a la semejanza, porque los patakines [fábulas] o historias, te narran sus vidas”. Y agrega, “para que los participantes en el curso puedan hacerlo, les enseñamos la técnica. Hay quienes piensan que bailar folclore no requiere técnica, pero el folclore tiene su técnica”.

Marisol Blanco. Fotografía: Mike Nolan (cortesía de Marisol Blanco)

“La técnica que utilizamos”, concluye Marisol, “se basa en la coordinación de los tres puntos esenciales del cuerpo. En la relación de los hombros con las rodillas y los pies. Los trabajamos a través de movimientos alternos. Lo que es decir, a través de los acentos y el pulso de la música. Les explico que parte del cuerpo trabaja con el pulso y que parte del cuerpo trabaja con los acentos. En esa relación entre pulso y acento es donde está el tiempo musical que es lo que ellos necesitan. Después de enseñarles el balance, les trabajo el tiempo musical y después lo relacionamos con la representación, para que ellos entiendan por qué mueven sus manos y por qué se mueve su cuerpo”.

Por último, le preguntamos sobre los requisitos para inscribirse en su curso. “Las clases son gratis”, responde. “Y no hay requisitos de edad, cuerpo, sexo o raza, porque la naturaleza no tiene límites. La naturaleza es abierta, es pura, es divina y es inmensa. Como inmenso tiene que ser el deseo de aprender a bailar, como inmenso tiene que ser tu corazón para recibir todo lo que llegue a tu puerta”.

Para conocer más sobre “Baila Little Havana con Marisol Blanco” visite koubekcenter.org. Usted puede encontrar más información sobre Marisol Blanco en Marisol Blanco & Sikan (YouTube), Marisolblanco99 (Instagram) y Marisol Blanco (Facebook).

ArtburstMiami.com es una fuente sin fines de lucro de noticias sobre teatro, danza, artes visuales, música y artes escénicas. Suscríbase a nuestro boletín y nunca perderá un artículo.

latest posts

EXITOSO PROGRAMA CONTEMPORÁNEO EN EL XXVII IBFM

Written By Orlando Taquechel,

Once obras breves interpretadas por artistas de Francia, Suiza, República Dominicana, Colombia y Estados Unidos.

Un José Manuel Ghiso Diferente en su Esperado Regreso a...

Written By Orlando Taquechel,

José Manuel Ghiso (al frente, centro) en clase con la compañía en febrero de 2022. Fotografía: Edward Lora / archivo personal de J.M.Ghiso (cortesía) Después de tres exitosas participaciones en el Festival Internacional de Ballet de Miami (IBFM por sus siglas en inglés) – las dos últimas como partenaire de su esposa, la Primera Bailarina chilena Natalia Berríos – el ex Primer Bailarín

Un simposio sobre los problemas raciales y culturales e...

Written By Orlando Taquechel,

Apoyando y defendiendo a los bailarines de ballet y coreógrafos negros.