Artículos En Español

La trayectoria de las estrellas y la importancia de los primeros pasos

Written By Orlando Taquechel
December 15, 2021 at 4:36 PM

Fabián Morales y Claudia Lezcano, felices al inicio de una nueva etapa en sus carreras.
Fotografía: Salvador Gómez (cortesía)

Quizás no sea cierto que hay un tesoro al final del arcoíris, pero en Miami seguir la trayectoria de una estrella tiene su recompensa.

El motivo fundamental de nuestra visita al Ransom Auditorium en Coconut Grove fue reencontrarnos con las dos estrellas invitadas, Claudia Lezcano y Fabian Morales, en la primera aparición de ambos como artistas independientes tras varios años -sin duda alguna exitosos- con Dimensions Dance Theatre of Miami (DDTM).

Pero el Grand Pas de Deux del Hada del Ciruelo de Azúcar y su Caballero no tiene lugar hasta casi el final de “Cascanueces” y hay que reconocer que en esta ocasión no se sintió la espera, porque descubrir al encantador South Florida Ballet hizo de la velada un evento doblemente disfrutable que nos hizo reflexionar sobre lo que significa la participación de artistas profesionales en funciones escolares.

Cada año se presentan numerosas versiones de “Cascanueces”, y para muchos pequeños “Cascanueces” es su primer encuentro con el arte del ballet, interpretando un personaje o como espectadores.

Los estudiantes que desean dedicar su vida a la danza no lo hacen porque aspiran a ser parte de un cuerpo de baile -a no ser que estemos hablando de las Rockettes- sino porque quieren llegar a ser primeras figuras y las estrellas invitadas en presentaciones como esta sirven para mostrarles un modelo a seguir. En este caso, en el campo del trabajo de pareja.

Fabián Morales y Claudia Lezcano como el Caballero y el Hada del Ciruelo de Azúcar. Fotografía: Courtney Jones Photography (cortesía de South Florida Ballet)

Claudia Lezcano y Fabián Morales son dos presencias escénicas muy atractivas y tienen experiencia suficiente como para lograr que la suma de sus esfuerzos supere los logros de ambos como individualidades. Como debe ser. ¿A quien le interesa ver dos variaciones espectaculares después un adagio mal interpretado?

“No es ella, no soy yo, es la igualdad del objetivo” dijo alguna vez Rudolph Nureyev, descifrando el por qué de su triunfal carrera junto a Margot Fonteyn. En realidad, esa es la razón del éxito de todas las grandes parejas de la historia, en la danza y en la vida real.

Por suerte, las noticias sobre el retiro de Lezcano y Morales tras abandonar DDTM son rumores infundados. Ambos piensan dedicar parte del tiempo a la enseñanza pero sin dejar de bailar y el programa de mano del “Cascanueces” de South Florida Ballet incluyó una primicia: la incorporación de Morales como maestro invitado al Curso de Verano 2022 de la organización.

En la función que hoy reseñamos, Lezcano se destacó por su entrega al rubato y Morales por su habilidad para hacernos sentir lo que es ser príncipe y caballero, aunque no se haya nacido en el centro de Europa sino en la mayor de las Antillas. Ambos abordaron el Grand Pas de Deux como una conversación elegante y sin sobresaltos, dejando claro que estaban presentes solo para embellecer el sueño de Clara no para levantar a los espectadores de sus asientos. También como debe ser. No es lo mismo bailar en el contexto de una obra que en una Gala concierto donde cada intervención busca ser un showstopper.

Definitivamente, esta es una lección que debe aprenderse lo antes posible: la técnica es un medio y no un fin. Lo realmente importante son las emociones que puede trasmitir un cuerpo bien entrenado.

Sin duda alguna, la solución interpretativa escogida por Lezcano y Morales armonizó a la perfección con la manera de hacer de Jennifer Rose como directora artística y coreógrafa.

El famoso “Vals de los Copos de Nieve”, uno de los mejores momentos de la puesta en escena de Jennifer Rose. Fotografía: Courtney Jones Photography (cortesía de South Florida Ballet)

Cuando estamos en presencia de la versión simplificada de un título clásico, es inevitable reconocer la ausencia de cosas que le agregan lustre a las versiones espectaculares. Para algunos espectadores, la ausencia es simplemente lo que no está, mientras que para otros es lo que falta -que no es lo mismo-, o lo que echamos de menos.

El secreto del éxito de la versión expedita que presenta South Florida Ballet radica en que lo que no está, no se siente como algo que falta, e incluso no se echa de menos. Usted se deja llevar por la familiaridad de la narración, que fluye sin tropiezos y termina antes de que comencemos a pensar en el regreso a casa.

Mamá Jengibre y los Polichinelas. Fotografía: Courtney Jones Photography (cortesía de South Florida Ballet)

Este es un “Cascanueces” destinado a ser disfrutado principalmente por los que están en escena. Lo que sorprende es como el disfrute sale del escenario, inunda el lunetario, y va directo al corazón de todos los presentes.

El papel de Clara estuvo a cargo de Emma González. En el primer acto, Jonathan Jannarone hizo de Drosselmeyer, y Charlotte Baublitz fue el Espíritu de la Navidad. En otros papeles participaron Anna Cristina Rivero (el Cascanueces), Giselle Brito (el Rey de los Ratones) y Nicole Pedraza (la Reina de las Nieves).

En el segundo acto, Tracy Robinson fue Mamá Jengibre. Como solistas de los distintos divertimentos actuaron Ana Cristina Rivero (Café Arabe), Amelia Rose (Mazapán ) y Catherina Bales (Té Chino). Al frente de los ángeles y de los bastones de caramelos estuvieron Liana Henning y Luciana Marquez respectivamente. Isabella Hemelberg, Evelyn Pérez y Alysa Plasencia bailaron la coreografía identificada como Chocolate Español.

Fabián Morales y Claudia Lezcano. Fotografía: Courtney Jones Photography (cortesía de South Florida Ballet)

Esperemos que los videos tomados durante la presentación no sean borrados y que los programas no queden olvidados en una gaveta, porque hay tanto talento prometedor en este grupo que es probable que ambas cosas terminen siendo ejemplares de colección en unos pocos años.

De todas formas, la única meta de utilidad permanente en la vida es tratar de ser siempre la mejor versión de uno mismo y llegar a ser una estrella no es para todos. Pero asistir a una función de ballet, como un espectador enriquecido por la experiencia de haber sido parte de un “Cascanueces” de niño, es también un logro de vida nada despreciable.

Por todo lo anterior, debemos celebrar este y todos los “Cascanueces”. Independientemente de lo que nos depare el destino, los primeros pasos son un bello recuerdo y por siempre formarán parte de nuestra trayectoria.

ArtburstMiami.com es una fuente sin fines de lucro de noticias sobre teatro, danza, artes visuales, música y artes escénicas. Suscríbase a nuestro boletín y nunca perderá un artículo.

latest posts

LA OLA DE MIAMI: RETRATO DE FAMILIA CON ART BASEL DE FO...

Written By Jose Antonio Evora,

“Miami Creative Movement” se llama la exposición del Centro de Comunicación Visual, que dirige Barry Fellman, en pleno corazón de Wynwood.

BRIGID BAKER, “ABRACADABRA” Y EL ARTE DEL ENCANTAMIENTO

Written By Orlando Taquechel,

Su trabajo más cercano a la perfección desde “Crown” y el más bello desde “Remain in Light”.

FLAMENCO DE GIRA: FARRUQUITO Y JOSÉ ALMARCHA SON OVACIO...

Written By Orlando Taquechel,

Dos espectáculos procedentes de España centralizados por artistas con muchos seguidores en el sur de Florida.