Artículos En Español

La frugalidad seductora del flamenco de Fundación Casa Patas

Posted By Orlando Taquechel
November 17, 2021 at 10:20 PM

Sara Pérez y Rubén Puertas en “De Paso”. Al fondo, Jaime González y Alejandro Moreno. Fotografía: Generación Asere (cortesía)

Afirmar que nada nos había preparado para lo que vivimos durante la primera función que ofreció “De Paso” el sábado 6 de noviembre en el Miami-Dade County Auditorium (MDCA) sería un despropósito y una injusticia con todos los estupendos artistas del arte flamenco que han visitado Miami con anterioridad, gracias a la colaboración de FUNDarte con la Fundación Casa Patas con sede en Madrid, España.

Pero hay que reseñar que en esta oportunidad, “De Paso” superó todas las expectativas. Este es un espectáculo de flamenco contemporáneo de realización sobria y cercana a la perfección, que es elegante sin vestirse de lo que no es, sofisticado sin pasarse de listo y original sin traicionar la esencia de las fuentes que le han servido de inspiración.

“De Paso” comienza casi a oscuras y solo podemos distinguir la figura de una mujer, de espaldas y vestida de negro, mientras una voz murmura un rezo utilizando la letra de una famosa mariana: “Quiero sembrar un camino…”. Las marianas son un cante autóctono adaptado al flamenco por los gitanos errantes.  

Se incorpora entonces el sonido de un metrónomo. Una figura masculina le hace compañía a la mujer y comienzan a desplazarse en un área cercana al proscenio e iluminada lateralmente. De repente, se detienen y la escena se amplía. Solo entonces descubrimos que están en el  centro del escenario y que son acompañados por dos guitarristas y dos cantaoras. El público les entrega el primer “¡bravo! y los premia con la primera ovación de la noche.  

Inmediatamente después, una de las cantaoras da inicio a la canción “Piedra y Camino” del gran Atahualpa Yupanqui:   “Del cerro vengo bajando / Camino y piedra / Traigo enredada en el alma, viday / Una tristeza…” En quechua, viday significa vida mía.

Sara Pérez. Al fondo, Alejandro Moreno. Fotografía: Generación Asere (cortesía)

En los primeros tres minutos -la puesta en escena dura 75 minutos y no tiene intermedio- Sara Pérez pone sobre la mesa las claves para entender y disfrutar de “De Paso” que,  como dicen las notas al programa, es “un espectáculo que habla del camino que recorremos en nuestro viaje por el mundo, un punto de encuentro en el que se cruzan distintas vidas, temperamentos y emociones”.

En solo 180 segundos, Pérez también se ha autodefinido como presencia escénica, se ha dado el lujo de vibrar junto a Rubén Puertas y ha presentado a dos cantaoras magníficas (Cristina Soler y Ana Polanco) que de alguna manera son también narradoras de la historia, aunque “De Paso” es una obra sin argumento.

Completan el grupo los guitarristas Jaime González y Alejandro Moreno, que no tardarán en mostrarse como dos tocaores de inteligencia interpretativa deslumbrante.  González es además el director musical del espectáculo y como tal, facilita el logro de un equilibrio acariciador entre el baile, el cante y la música instrumental.

Pero sobre todo, Pérez nos ha recordado que todos estamos “de paso” y que en nuestro recorrido estamos destinados a encontramos con luces y sombras.

Sara Pérez y Rubén Puertas. Fotografía: Generación Asere (cortesía)

El estilo de Pérez como bailarina descansa en la precisión de la gestualidad, el serpenteo del braceo y la disposición a moverse con lentitud en medio de la realización de un movimiento para obligar al espectador a valorar la belleza de trazo. Todo lo anterior está presente igualmente en su manera de hacer como coreógrafa. En el baile de pareja, Pérez parece preferir la correspondencia y la ejecución al unísono, incluso en las situaciones que parecen surgir de manera espontánea.

“De Paso” merecería elogios aunque solo fuera por traernos de regreso a Rubén Puertas. Pero a Pérez hay que estarle eternamente agradecido por haberle dado a su compañero de recorrido un solo inolvidable e insólito por su afectuoso virtuosismo, que se extiende durante casi 15 minutos y elude toda crítica.

Rubén Puertas. Al fondo, Jaime González y Alejandro Moreno. Fotografía: Generación Asere (cortesía)

Inmediatamente después, cuando todo el mundo espera que ella regrese a reclamar protagonismo con algo trepidante, Pérez se arriesga, apaga las luces a su alrededor y reaparece en calma, transformada en una presencia hipnótica que aunque no nos hace olvidar a Puertas, nos obliga a rendirnos ante la inefable majestuosidad de su aplomo como bailaora.

Por último, es necesario reconocer que todos los artistas participantes le entregan a “De Paso” una contribución de altísimo nivel sin sugerir agotamiento alguno en los recursos de que disponen como individualidades creativas. Nadie intenta deslumbrar a la audiencia con una triquiñuela y nadie ha tenido que recurrir al alarde vocal o la velocidad frenética en el zapateado para demostrar su valía.

Todos los artistas al cierre de la función. (de izq. a derecha) Ana Polanco, Cristina Soler, Rubén Puertas, Sara Pérez, Alejandro Moreno y Jaime González. Fotografía: Generación Asere (cortesía)

Así las cosas, la cualidad más distintiva de “De Paso” resulta ser su templanza y es casi seguro que durante toda la temporada 2021-2022 no vamos a recibir en Miami otro espectáculo de frugalidad tan seductora. Probablemente, tendremos que esperar hasta la próxima gira de Fundación Casa Patas.

ArtburstMiami.com es una fuente sin fines de lucro de noticias sobre teatro, danza, artes visuales, música y artes escénicas. Suscríbase a nuestro boletín y nunca perderá un artículo.

latest posts

DANCE NOW! MIAMI VIAJA EN EL TIEMPO PARA ENCONTRARSE CO...

Posted By Orlando Taquechel,

Un programa con obras breves y mensajes de amor, pasión, alegría y resiliencia.

‘Hotel Desiderium’ de Nilo Cruz, un estreno...

Posted By Jorge Herrera-Monroy,

Un drama sobre el amor, la migración y la biculturalidad de seis personajes que viven al límite.

El Quinteto Astor Piazzolla debuta en Miami con homenaj...

Posted By Jesús Vega,

La agrupación recién estrena su nuevo álbum, “Operation Tango”, integrado por piezas de Piazzolla.