Artículos En Español

José Negroni, músico del siglo XXI: pianista, compositor … ¿empresario?

Posted By Fernando Gonzalez
February 4, 2018 at 7:22 PM

 

El pianista, compositor y arreglista puertorriqueño José Negroni es un prototipo del músico del siglo XXI. El impacto de las nuevas tecnologías, incluyendo el desguace de las viejas estructuras de la industria de la música, ha abierto nuevas posibilidades pero también grandes desafíos. Ser excelente tocando un instrumento, o ser un compositor capaz es, más que nunca, sólo parte de los requerimientos. El músico ahora debe ser también un pequeño empresario y saber sobre temas que van desde la producción hasta la promoción.

En 1995, después de ser profesor en el Conservatorio de Música de Puerto Rico por 16 años, y tras haber desarrollado una exitosa carrera acompañando a algunos de los grandes nombres de la salsa y el pop latino, tales como José Luis Rodríguez “El Puma,” Chayanne, Carmita Jiménez y Braulio, Negroni se mudó a Miami.

Aquí trabajó como director creativo en la parte editorial en Sony Music por 10 años antes de dedicarse a tiempo completo a su carrera artística. En los últimos dos años, Negroni ha estado produciendo y presentando conciertos en el Miami-Dade County Auditorium (MDCA), trabajando no sólo a su trío sino a algunos de los mejores músicos del sur de la Florida. Este domingo, el excelente saxofonista venezolano Ed Calle, quien ha grabado y tocado con Gloria Estefan and the Miami Sound Machine, los Bee Gees, Arturo Sandoval, Frank Sinatra, Julio Iglesias y algunas de las grandes figuras del pop y el jazz, se presenta con Negroni’s Trio y una orquesta de 30 músicos. Es todo parte, dice Negroni, de estar activo, “en vez de esperar a que suene el teléfono”.

¿Cómo fueron tus comienzos en música?

De joven, tendría 14 años, estudié con Papo Lucca [pianista, compositor y arreglista, fundador y director de La Sonora Ponceña]. Con él estudié música clásica. Él me preparó para entrar en la Universidad Interamericana, donde hice un bachillerato en educación musical. Luego hice otro bachillerato en el Conservatorio de Música de Puerto Rico, en San Juan, con concentración en composición y piano.

Una parte notable de ese aprendizaje es que Papo Lucca te envió como su reemplazo en presentaciones con La Sonora Ponceña. ¿Cómo se dio eso?

En la época que yo estaba estudiando con Papo vino a Puerto Rico la Fania All-Stars; entonces, cuando él se tenía que ir a tocar con ellos, me mandaba a mí con La Sonora como su reemplazo. De joven uno es una esponja y yo me había aprendido todo el repertorio.

¿Cómo fue esa experiencia y que significó para tu carrera?

Ésa fue una experiencia buenísima porque [con La Sonora Ponceña] había que tocar como si estuvieras tocando una partitura clásica. Todo lo que hay que hacer en el piano está escrito exactamente como debe ser tocado. Eso no es una cosa improvisada. Y gracias a esas actuaciones, me hice un pequeño nombre y eso me ayudó en mi carrera. De ahí en más, me empezaron a llamar, y así toqué con el Apollo Sound de Roberto Roena, con Willie Rosario, Celia Cruz, Marvin Santiago, y muchas bandas.

¿Cómo fue ese entrenamiento práctico, de músico profesional?

Hasta los años 90, el músico en Puerto Rico trabajaba una barbaridad, pero eso sí, tenías que conocer todos los estilos. Los podrías tocar mejor o peor, pero los tenías que conocer todos, porque por el día quizás tocabas salsa y por la noche estabas tocando un show vestido de etiqueta en el Caribe Hilton con un artista americano.

De todas las facetas, sea intérprete, arreglista, compositor o productor, ¿cuál era la que más te interesaba?

Mi idea era siempre dirigir artistas. Eso era lo que me gustaba. El primer trabajo que me tocó, apenas llegado al conservatorio, fue con Carmita Jiménez quien, junto a Quique Talavera, su director musical, fueron los que me enseñaron cómo ser director musical de un show. En esa época, tú llegabas con las partituras durante el día, ensayabas, y por la noche tenía que sonar como un disco.

¿Cómo pasas de la educación clásica, la salsa y el pop, al jazz?

El jazz es un género que gusta a todos los músicos del mundo — lo entiendan o no lo entiendan.

Yo siempre lo escuchaba, pero cuando entra mi hijo Nomar, que es baterista, a Berklee [College of Music, en Boston] me dice, ‘Hagamos un trío, compónete unos temas y vamos a tocar’ — y así hicimos. Compuse ocho temas, hicimos un demo, lo oyó la gente de [el sello disquero] Universal y nos firmaron por dos álbumes. El primero fue Naturaleza (2003). Luego vino piano/ drums/ bass, (2004) que fue nominado para un Latin Grammy, y ahí la cosa ya tomó seriedad y fuimos estableciendo un concepto. Pero nunca hubo un gran plan, fue que simplemente una cosa nos llevó a la otra.

En estos últimos años, además de tocar, componer y producir, te has transformado en promotor de conciertos. ¿Por qué y cuáles son tus expectativas?

El negocio de la música ha cambiado, y ha sido un cambio demasiado rápido. Ahora el músico tiene que ser manager, empresario, agente de prensa y, por la noche, coger el papel de artista y tocar. Yo he sido afortunado porque he podido seguir tocando y viajando, pero en vez de esperar a que suene el teléfono, hemos salido a buscar el trabajo. Esto ya no se trata de ganar y perder, es estar activo. Estar activo es lo que mantiene tu nombre.

Ed Calle Sinfónico with Negroni’s Trio and Orchestra conducted by Albert Bade; 5:00 p.m. Sunday, June 28; Miami-Dade County Auditorium, 2901 West Flagler St, Miami; tickets $25 to $40; 305-547-5414 or ticketmaster.com.

 

latest posts

Conversando con Rafi Maldonado sobre los hombres que ba...

Posted By Orlando Taquechel,

Una oportunidad de tomar licencia artística y explorar más allá de tendencias, limitaciones y estereotipos.

Archivos del MDC: sinónimo de preservación del patrimon...

Posted By Jesús Vega,

Una carrera contra el tiempo para hacer transferencias digitales de materiales amenazados por el desgaste de los años.

SERAPHIC FIRE APORTÓ SU BÁLSAMO SANADOR

Posted By Sebastián Spreng,

“Aún aquí, música de amor y plaga” resumió en menos de una hora lo mejor de Seraphic Fire.