Artículos En Español

FLAMENCO DE GIRA: FARRUQUITO Y JOSÉ ALMARCHA SON OVACIONADOS EN MIAMI

Written By Orlando Taquechel
November 17, 2022 at 5:00 PM

Lucía Ruibal (al frente) en “Alejandra”, acompañada (al fondo, de izquierda a derecha) por Epi Pacheco (percusión), José Almarcha (guitarra), Fernando Clemente (violín) y Fabiola Santiago (cante). Fotografía: Javier Labrador (cortesía de FUNDarte)

Dos espectáculos de flamenco, de gira por Norteamérica, se presentaron con éxito en el sur de Florida ante un público entusiasta y agradecido, integrado en su mayoría por seguidores -que son muchos- y conocedores, que nunca faltan.

El bailaor y coreógrafo Juan Manuel Fernández Montoya “Farruquito” reverdeció laureles en el Moss Center de Cutler Bay (antes South Miami-Dade Cultural Arts Center) con una sola función el sábado 5 de noviembre de su propuesta escénica más reciente, “Farruquito Íntimo”.

Por su parte, el guitarrista y compositor José Almarcha regresó ese mismo fin de semana al Miami-Dade County Auditorium -donde se presentó en mayo pasado junto a Marco Flores en “Milonga, Sonata y Plata”- para ofrecer dos funciones de “Alejandra”, un recital inspirado por su disco de igual título.

Farruquito. Fotografía: Media Kit (cortesía de The Moss Center)

FARRUQUITO INTIMO

Según las brevísimas notas al programa, el nuevo espectáculo de Farruquito -estrenado en 2019 con el título de “Íntimo”- es una propuesta escénica que “relata los orígenes y la historia del flamenco mostrando el baile en estado puro”.

Para que el público tenga a su disposición algo que le permita entender de lo que trata la puesta en escena -que dura un poco más de una hora y tiene un intermedio- se incluye en el programa una lista con los “estilos flamencos y música” utilizados: Seguiriya (“La Fragua”), Tangos (“Agua Bendita”), La Caña (“A Dios”), Taranto (“Verve Hierba”), Bulería (“De Jeré”) y Alegría (“La Sal del Mar”).

Sin embargo, como esta no es una presentación didáctica, las referencias históricas no son importantes para el espectador común y corriente que se encuentra en el teatro con el único objetivo de disfrutar de un buen espectáculo. A tal efecto, el baile de Farruquito es siempre un asalto a los sentidos que se recibe con alegría y el disfrute está garantizado aunque usted no sepa nada de estilos y desconozca la historia.

Otra cosa son los conocedores y los puristas. Los primeros, podrán reconocer las sutilezas implícitas en el orden en que aparecen los estilos y valorar la interpretación de melodías ya conocidas. Mientras los preocupados por preservar la manera de hacer tradicional del baile, de seguro que tendrán algo que decir sobre el “estado puro” del baile flamenco de Farruquito, un intérprete carismático de estilo personalísimo que no teme adornar los límites expresivos de los “palos” que interpreta.

Una nota informativa para los profanos: “Palo” es un término coloquial utilizado para identificar las diferentes formas y estilos del flamenco.

De cualquier manera, el baile flamenco de Farruquito elude la crítica hoy en día por ser expresión consumada de una sofisticada masculinidad gitana domesticada por los años de experiencia. Su desempeño tiene el sello de quien lo hace y la garantía de lo predecible. Dos cosas que facilitan la transferencia de emociones al público.

Domesticar implica aprender a convivir y Farruquito se nos muestra complacido simplemente “habitando” la escena junto el grupo de artistas -todos excepcionales- que le acompañan: la bailaora Karime Amaya, el guitarrista Manuel Valencia, José Fernández en el teclado y Pepe de Pura, Ismael de la Rosa y Mary Vizarraga en el cante.

Sin olvidar la retroalimentación entusiasta del público, al que Farruquito agradece una y otra vez durante la representación, acercándose al proscenio y llevando su mano derecha al corazón. Y este parece responderle con una ovación de pie que no suena a despedida sino a promesa. La promesa de estar dispuesto a regresar a verlo cuantas veces se presente en Miami.

José Almarcha. Fotografía: Javier Labrador (cortesía de FUNDarte)

ALEJANDRA

Esta prometedora producción de FLAMENCO SPAIN Arts & Culture -que dirige Begoña Fernández, antes al frente de la hoy desaparecida Fundación Casa Patas y FECACE (Federación de Comunidades Andaluzas Centro de España) llegó a Miami gracias a los esfuerzos de FUNDarte por continuar presentando “nuevo flamenco” en Miami.

“Alejandra” (el disco) es una joya. Lamentablemente, hay que reseñar que “Alejandra” (el espectáculo) es una de esas adaptaciones que no están a la altura de las expectativas. Aunque -como este es el caso- haya sido concebida por el autor del trabajo original.

El disco es una suite armada como esas pulseras donde cada pieza está asociada con un recuerdo o acontecimiento importante, y aunque la puesta en escena intenta algo parecido, el resultado es un ejercicio titubeante que comienza como una elegante recreación onírica y de repente se transforma en un incómodo esfuerzo de autopromoción.

Pero el mayor problema de “Alejandra” (el espectáculo) es que termina más de una vez. Hasta el propio Almarcha parece reconocerlo cuando dice “bueno pues ahora si es que es verdad que nos vamos” y provoca la risa del público, antes de darle entrada a la última participación de Lucía Ruibal, una bailaora de refinados modales que produce una grata impresión desde su primera aparición y los presentes aplauden sin reserva alguna.

Lucía Ruibal. Fotografía: Javier Labrador (cortesía de FUNDarte)

Por suerte, todo aspecto desfavorable se olvida cuando Almarcha deja de hablar sobre lo que vamos a escuchar y donde adquirir el CD y nos deja escuchar su música que, en versión concierto para solo tres músicos y una cantaora, se nos revela como un trabajo de agradable proyección cosmopolita.

Los músicos que acompañan a Almarcha -y no aparecen en el CD- son el alucinante Fernando Clemente en el violín y el sensacional Epi Pacheco en la percusión. La sensibilidad de Clemente emparenta a Almarcha con el Sondheim de “Staviski” y la inventiva de Pacheco le agrega al material referencias absolutamente deslumbrantes. La cantaora es Fabiola Santiago, con una voz que desgrana las emociones como si estas fueran las cuentas de un rosario. Todos -Ruibal incluida- son ovacionados al final.

Al terminar la función, una buena parte del público se dirige a la mesa colocada a la salida del teatro para comprar el disco. Tal vez esta “Alejandra” no fue lo que esperábamos pero hay que reconocer que Almarcha logró su objetivo y puede sentirse satisfecho. “El fin justifica los medios”, diría Maquiavelo. 

ArtburstMiami.com es una fuente sin fines de lucro de noticias sobre teatro, danza, artes visuales, música y artes escénicas. Suscríbase a nuestro boletín y nunca perderá un artículo.

latest posts

LA OLA DE MIAMI: RETRATO DE FAMILIA CON ART BASEL DE FO...

Written By Jose Antonio Evora,

“Miami Creative Movement” se llama la exposición del Centro de Comunicación Visual, que dirige Barry Fellman, en pleno corazón de Wynwood.

BRIGID BAKER, “ABRACADABRA” Y EL ARTE DEL ENCANTAMIENTO

Written By Orlando Taquechel,

Su trabajo más cercano a la perfección desde “Crown” y el más bello desde “Remain in Light”.

EL PRECIADO CARGAMENTO KENTRIDGE DESEMBARCA EN EL ARSHT...

Written By Sebastián Spreng,

Un espectáculo multimedia que hasta ahora sólo se ha presentado en la Tate Gallery londinense, el Park Armory neoyorkino y en Duisburg (Alemania).