Artículos En Español

El flamenco singular de Karen Lugo

Posted By Juan Carlos Perez-Duthie
February 8, 2018 at 7:22 PM

En esa tan españolísima expresión de baile y música que es el flamenco, una mexicana ha venido arrancando aplausos dentro del género, no solo en la propia España, sino más allá.

Karen Lugo es la primera en admitir que le resultó intimidante bailar en casa del trompo, y que su pasión por y la entrega hacia el flamenco llamaron la atención de muchos, tanto positiva como negativamente.

Pero la bailaora oriunda de Guadalajara sigue enamorando a críticos y a públicos dondequiera que va. El domingo 8 de este mes, Lugo tendrá la oportunidad de flechar al sur de la Florida cuando se presente por primera vez en Miami gracias a la Fundación Conservatorio Flamenco Casa Patas de Madrid, en colaboración con la entidad artística local sin fines de lucro FUNDarte.

“Ella tiene muy buenas críticas, y la han catalogado como que le sale esta cosa volcánica de México”, dice en Miami Ever Chávez, presidente y fundador de FUNDarte. “Ella baila flamenco, pero tiene su propio swing, y eso tiene mucho que ver con no ser de España. Tiene que ver con como una persona foránea puede asimilar ese arte y ser respetada en ese mundo”.

Lugo, de 29 años, debutará aquí en el Miami-Dade County Auditorium con su Flamenco Frequencies, serie de espectáculos que llevará a otras ciudades del país (Washington DC, Seattle y Olympia.) Se presentará en escena con su elenco de media docena de artistas, en una oferta que si bien mantiene y respeta la esencia tradicional del flamenco, conduce a este arte por nuevos senderos.

“Yo tiro por un estilo un poco más contemporáneo”, señala Lugo desde Madrid. “Mi línea de trabajo decanta por la fusión, por lo moderno. Digo, por poner términos, porque en realidad no se puede describir”.

¿Cómo entonces definiría lo que es su nueva propuesta?

“Flamenco Frequencies es parte de la idea de que todo está en movimiento, de que todo tiene una vibración diferente en el universo”, explica Lugo. “Es aportar diferentes colores, diferentes sensaciones, con la base de flamenco. Las coreografías son mías excepto un baile. La inspiración viene mucho de la música, sobre una base concreta. Cada tema tiene un por qué. Partiendo de esas dos pautas, me inspiro y empiezo a crear”.

Regalo al mundo

La aceptación que Lugo experimenta cada vez que se presenta en el exterior, es clara señal de la universalidad del flamenco, regalo de España al mundo.

“Como muchos, supongo, al conocer el flamenco me enamoré por completo. Me tuve que venir a vivir a España porque no hay de otra. Tienes que estar en la casa”, dice. “He tenido mucha suerte porque he conocido a gente increíble que me ha apoyado un montón por mi condición de extranjera misma, [gente a la] que le mueve el hecho de que alguien deje su casa, su familia, a tantos kilómetros de distancia, y lo apueste todo”.

Esa apuesta la llevó a los 17 años a radicar en Madrid, educarse en el flamenco y probar suerte. Hoy, el hecho de que es mexicana (aunque su acento se ha españolizado), no es sino un atractivo más a la hora de presentarse.

“Por el puro hecho cultural, yo ya aporto algo diferente. Es por eso que en mi búsqueda por mi propio estilo, en mi búsqueda por mi manera de bailar – obvio, yo he estudiado flamenco tradicional, bailo el tablao, conozco la raíz – he llegado a otros resultados”, analiza Lugo. “Y la verdad que, gracias a esta honestidad de seguir mi propio camino y de no querer ser igual a nadie, de ir un poco más allá, he recibido la sorpresa de que por ello, estoy colaborando con un montón de músicos que jamás me lo hubiera imaginado”.

El reconocido bailaor, coreógrafo y académico Juan Carlos Lérida, pudo ser testigo de ese proceso de desarrollo en la artista mediante su festival Flamenco Empírico.

“Como creador y comisario de la primera edición del Ciclo Flamenco Empírico celebrado en 2009, propuse una actividad que se llamaba ‘Tapeos’, en donde invitaba a artistas de todo el planeta a presentar piezas coreográficas arriesgadas y fuera de los habituales formatos del flamenco considerado tradicional”, comparte Lérida con Artburst vía electrónica desde Barcelona.

“Proponía que colgasen sus piezas en YouTube con el epígrafe ‘Flamenco Empírico’. De ahí se realizaba una selección de algunas piezas para ser representadas en el hall del teatro. Fue donde conocí a Karen, ya que presentó en ‘Tapeos’ una pieza junto a otra bailaora estadounidense”.

Lérida, que tiene pautados talleres en Miami a partir de abril así como una participación dentro del festival de FUNDarte Out in the Tropics en el verano, dedicó el ciclo de Flamenco Empírico del 2012 “a la mirada extranjera que sucede sobre el flamenco”. Y Lugo encajaba perfectamente en esa visión.

La búsqueda de su propio lenguaje

“Desde 2009 vi en Karen una artista inquieta respecto al flamenco y sobre su propia cultura mexicana”, prosigue Lérida. “Pero en 2012 comprobé que su inquietud estaba tomando una forma determinada en su vertiente más critica y política del arte, además de estar vinculándolo al lenguaje del flamenco. Un enriquecimiento y ampliación del arte flamenco en sí y una lección sobre cuanto de estúpidas son las fronteras que delimitan que el flamenco es solo respetable cuando viene de España”.

Lugo admite que ha enfrentado críticas de algunos que consideran que, por no ser española, no puede expresarse como buena gitana. Pero ella prefiere rescatar solo “lo positivo” de sus años de experiencia, y destaca que, ese tipo de cuestionamiento, también lo reciben españoles que bailan flamenco y que no son de Andalucía. Ella baila flamenco, afirma, porque encontró algo que no hallaba en otras expresiones de danza.

“Me atrapó la posibilidad de ser, aparte de intérprete, también músico. Considero que los bailaores de flamenco somos músicos, porque estamos aportando rítmicas, colores, música, con nuestro cuerpo”, dice Lugo. “Esa posibilidad de tener las dos opciones, de poder así como dibujar el viento y a la vez estar enraizado en la tierra aportando sonoridad, musicalidad, percusión, fue lo que me encantó”.

Y esa será entonces la frecuencia de lo que expondrá en Miami.

La Fundación Conservatorio Flamenco Casa Patas y FUNDarte, presentan a Karen Lugo en Flamenco Frequencies, el domingo 8 de noviembre, en el Mid-Stage del Miami-Dade County Auditorium, 2901 W. Flagler St., Miami. Horario: 7 p.m. Boletos: $30 adultos | $25 personas de la tercera edad y estudiantes con identificación.

www.ticketmaster.com; por teléfono, (800) 745-3000, y en el Miami-Dade County Auditorium de lunes a viernes, 9:00 a.m. – 4:00 p.m. Más informes: (305) 547-5414.

 

latest posts

Conversando con Rafi Maldonado sobre los hombres que ba...

Posted By Orlando Taquechel,

Una oportunidad de tomar licencia artística y explorar más allá de tendencias, limitaciones y estereotipos.

Archivos del MDC: sinónimo de preservación del patrimon...

Posted By Jesús Vega,

Una carrera contra el tiempo para hacer transferencias digitales de materiales amenazados por el desgaste de los años.

SERAPHIC FIRE APORTÓ SU BÁLSAMO SANADOR

Posted By Sebastián Spreng,

“Aún aquí, música de amor y plaga” resumió en menos de una hora lo mejor de Seraphic Fire.