Artículos En Español

“Dos hermanas y un piano”: una obra dura para grabar en la memoria

Posted By Daniel Fernández
November 26, 2019 at 8:21 PM

Foto: Laura Alemán e Ysmercy Salomón son las dos hermanas que protagonizan la obra. Fotografía: Alfredo Armas (cortesía)

 

Esta no es una obra para gente demasiado sensible. Empieza muy arriba, violenta, y el final es devastador. Se escuchaban sollozos en la sala en la noche del viernes 22, en el On.Stage Black Box del Miami-Dade County Auditorium (MDCA). Se trata de ‘Dos Hermanas y un Piano’, de Nilo Cruz, dirigida por el autor y producida por el MDCA y ARCA Images, empresa fundada y dirigida por la también renombrada actriz Alexa Kube, quien se ocupa de la producción general de esta puesta.

La situación o los personajes pueden parecer difíciles de creer. Sin embargo, los cubanos sabemos que tratándose de Cuba, en cuanto a horror, aun la mayor imaginación se queda corta.

Cada cubano tiene su particular historia de espanto, injusticia y crueldad. A muchos incluso esta historia de dos hermanas en enajenante prisión domiciliaria durante los años de la perestroika podría parecerle suave en comparación con otros abusos de poder vividos en ese país antes y después de ese período. Uno de los mensajes que presenta la obra es que aunque esos años del deshielo trajeron grandes cambios a las repúblicas que integraban la Unión Soviética y a otros países socialistas, en Cuba no significaron ninguna mejoría, sino un recrudecimiento de la persecución y la represión que ha caracterizado al gobierno de ese país por más de 60 años.

En manos del propio autor, la puesta, con una estupenda escenografía de Jorge Noa y Pedro Balmaseda y las inteligentes luces de Ernesto Pinto, se desliza a un ritmo eficaz y sostenido que va llevando al espectador de situación en situación, casi sin respiro, a pesar de los momentos evocadores y del muy sensible uso de la música. Las proyecciones al fondo de la maltrecha Habana (videos de Vanessa Corrente), y el vestuario de época de Gema Valdés también contribuyen al logro ambiental de la puesta.

Sin embargo, lo más sobresaliente son las actuaciones, en especial las de las actrices Ysmercy Salomón y Laura Alemán. Una como la hermana mayor, escritora de renombre que ha caído en desgracia por sus puntos de vista “revisionistas” contra la línea gubernamental.  La otra, una joven que quiere simplemente vivir, más allá de toda la parafernalia política en la que se ha visto envuelta y que, como la mayoría de los jóvenes, rechaza en busca de felicidades más asequibles, como puede ser un romance, una vida tranquila, un piano bien afinado. Impecables las dos en sus difíciles papeles, y descansa en ellas no sólo el sentimiento profundo de la obra (que permite muchas lecturas), sino la credibilidad de esta, su realidad no solo teatral, sino aquella que podría ser producto de una época y lugar específico.

Raúl Durán como el Teniente Portuondo, que se enamora de la hermana mayor, hace un excelente trabajo. Es actor de experiencia y con muchos recursos. No obstante, el personaje, dado los contrastes, se hace más difícil de entender y aceptar, aunque en el segundo acto queda mejor dibujado.

Raúl Durán como el Teniente Portuondo hace un excelente trabajo. Fotografía: Alfredo Armas (cortesía)

Andy Barbosa como el afinador de piano me resultó demasiado “cheo”, vulgar, aunque repito que todo es posible en Cuba. Recuerdo que cuando estuve preso en El Morro, el barbero negro, abakuá, me dio una conferencia sobre “El gran Gatsby”, mientras me hacía un pelado de presidiario. Me hubiera gustado, al menos, verlo sacar un diapasón. También me resultó exagerada y en busca de una risa fácil, la atracción física y los escarceos entre el afinador y la hermana más joven. Barbosa se desempeña muy bien en su breve momento como el miliciano anónimo.

Andy Barbosa e Ysmercy Salomón en una de las escenas duras de la obra. Fotografía: Alfredo Armas (cortesía)

Pero todo lo anterior son detalles menores que apenas capta un crítico que se va fijando en todo, o alguien que tenga un piano en su casa al que, lógicamente, lo visite con regularidad un afinador profesional.

La obra es de gran impacto y no pierde su vigencia, pues no sólo en Cuba, por desgracia, existen esos gobiernos represores de la belleza, la bondad y el intelecto.
Si le fuera a reprochar algo a esta puesta, que ofrecía traducción simultánea al inglés con audífonos, sería sus pocos días en cartelera. Al coincidir con la Feria Internacional del Libro, muchas personas se la perdieron por asistir a alguna de esas actividades. Otras, incluso no se enteraron, por estar pendientes de los numerosos eventos que la Feria genera. Al comentarla con algunas amistades, me confesaban que no se habían enterado. Cosas de Miami.  
ArtburstMiami.com es una fuente sin fines de lucro de noticias sobre teatro, danza, artes visuales, música y artes escénicas. Suscríbase a nuestro boletín y nunca perderá un artículo.

latest posts

Conversando con Rafi Maldonado sobre los hombres que ba...

Posted By Orlando Taquechel,

Una oportunidad de tomar licencia artística y explorar más allá de tendencias, limitaciones y estereotipos.

Archivos del MDC: sinónimo de preservación del patrimon...

Posted By Jesús Vega,

Una carrera contra el tiempo para hacer transferencias digitales de materiales amenazados por el desgaste de los años.

SERAPHIC FIRE APORTÓ SU BÁLSAMO SANADOR

Posted By Sebastián Spreng,

“Aún aquí, música de amor y plaga” resumió en menos de una hora lo mejor de Seraphic Fire.