Artículos En Español

Cierre de la temporada 2023-2024 de la New World Symphony: emocional y emocionante

Written By Sebastián Spreng
May 14, 2024 at 11:47 AM

Michael Tilson Thomas al frente de la New World Symphony en su despedida de la temporada 2023-2024. Fotografía: Alex Markow (cortesía de la New World Symphony)

Con cada regreso de Michael Tilson Thomas (MTT) al escenario de la New World Symphony (NWS) es imposible no pensar en el ave fénix. De hecho, MTT lo es y las ovaciones inevitables se suceden antes de que la música comience. En esta oportunidad, durante su despedida de la temporada 2023-24, la noche del sábado 4 de mayo,  con la que cumplió gallardamente, que reunió el repertorio francés con el ruso, con el que tiene afinidad poderosa y ancestral, gracias a tres compositores que además, fueron extraordinarios orquestadores: Maurice Ravel, Pyotr Ilich Tchaikovsky y Dmitri Shostakovich.

Jean Yves Thibaudet fue un solista excepcional y el “Concierto en sol” de Ravel llegó como riguroso divertimento así como bienvenida brisa de aire fresco entre las dos tragedias rusas que iniciaron y concluyeron la velada. Este concierto ha conocido soberbias interpretaciones, desde las legendarias de Benedetti-Michelangeli y Samson Francois hasta las modernas de Martha Argerich y Javier Perianes por nombrar sólo cuatro esenciales.

Thibaudet brilla a la par de aquellos, afortunadamente a su manera bien francesa haciendo honor a Ravel, con técnica impecable y regalando una acabada lección de estilo. Vertiginoso desde el látigo inicial y sus bulliciosas alusiones urbanas y jazzísticas (fruto de la estancia americana del compositor en 1928), el pianista lionés -que lo interpreta desde los 11 años – dotó cada frase con el color exacto. Elegante y detallado, equilibrado y expresivo, ágil pero nunca apurado, con precisión y lirismo a la vez.

En sus manos, el famoso Adagio resultó un paseo delicioso, sin prisa y sin pausa. La orquesta, con inmaculadas intervenciones solistas, se ajustó espléndida en cada uno de los contrastantes movimientos gracias a un MTT en perfecta sintonía con el pianista.

Michael Tilson Thomas y Jean Yves Thibaudet en el bis del concierto del 4 de mayo. Fotografía: Alex Markow (cortesía de la New World Symphony)

Como acostumbra en sus últimas apariciones, MTT acompañó al solista de turno en el bis, ante el delirio de la audiencia; fue la “Sonata a cuatro manos” de Poulenc la que literalmente los puso a jugar como niños desenfadados y felices.

Para Tchaikovsky y luego Shostakovich, MTT se tomó su tiempo, pareció revisitar cada obra, desplegándolas despaciosamente como un niño que vuelve a sus cuentos favoritos, reencontrándose, deleitándose, quizás despidiéndose. De allí que la “Obertura Romeo y Julieta” llegó como narración creciente en intensidad, arrolladora en cuerdas poderosas y en la lacerante sonoridad de los metales. Una lectura diferente que mostró a un Tchaikovsky hondo, sin mella del toque espectacular que requiere, con aristas más poéticas que versiones tradicionales, proveyendo universalidad a la tragedia del Bardo.

En la segunda mitad del concierto se ubicó la última (15) sinfonía de Shostakovich, tan significativa como ardua de plasmar. Autobiográfica, ambigua, críptica, el mismo Shostakovich expresó “Ni yo mismo sé el por qué las citas, pero aparecían y no pude evitarlas”. Convaleciente en un hospital, cerca de su ocaso, bien pudo el compositor estar describiendo al moribundo que ve desfilar la película de su vida, de allí las alusiones a otras músicas y la propia. En ese caleidoscopio fascina descubrir cómo se enlazan las repetidas referencias al “Guillermo Tell” rossiniano con ecos del “héroe” de Strauss, la Quinta de Mahler, Rachmaninoff, el “Egmont” beethoveniano, el “Cascanueces” de Tchaikovsky, y sus cuarta, quinta y hasta séptima sinfonias. Más amenazadora resulta la constante aparición del destino del “Anillo” wagneriano uniéndose imperceptible y magistralmente con “Tristán e Isolda” hasta diluirse en un aire ruso que no es otro que una canción de Glinka despidiéndose de la vida.

Menos macabro, menos burlón, menos triunfalista que antes, cada movimiento cambia de temperamento en un alarde de volatilidad que exige al director bruscos cambios de timón, condición que MTT cumplió cabalmente. La orquesta respondió con solvencia y cada sección tuvo la oportunidad de lucimiento regalada por Shostakovich en su obsesivo afán igualitario, desde el cello pasando por flauta, trombones a celesta. El extraño final de la sinfonía muestra al compositor drenado de energía en una orquesta que se extingue, una flauta recuerda al niño del “8 y medio” de Fellini despidiéndose del circo de la vida mientras la celesta abre puertas al infinito. Transfigurado, MTT pareció encarnar al protagonista de la obra. Luego del aplauso sostenido, al retirarse con andar cansino, su última mirada no fue para el público sino para esa orquesta, su mayor creación.

El violinista James Ehnes, “un solista virtuoso capaz de hipnotizar al público”. Fotografía: cortesía de la New World Symphony.

Una semana después, el sábado 11 de mayo, Stéphane Denève concluyó su primera temporada como exitoso sucesor de MTT con un desafiante programa alineado con su visión del futuro de la institución. Tres obras contemporáneas y un clásico del siglo XX que escandalizó en su estreno conformaron la extensa velada de despedida 2023-2024.

Quienes acudieron al concierto esperando de John Williams la mentada sucesión de melodías cinematográficas se llevaron tamaña sorpresa. El legendario compositor es un melodista nato, hoy una rareza, que pareciera dar la espalda a ese don para demostrar inusitada seriedad académica como desafío a sí mismo y a la audiencia. Patrón que aplica a un divertimento como “Just Down West Street… on the left”, jovial tributo a Tanglewood que la becaria Molly Turner dirigió con su acostumbrado fervor o al doliente “Primer concierto para violin” de 1974, inspirado por la súbita muerte de su esposa Barbara.

Arduo e intrincado, exige todo de un solista virtuoso como James Ehnes capaz de hipnotizar al público con su batería de recursos a disposición de un concierto del que tanto él como Denève son entusiastas adalides. Concierto que ya cumple medio siglo y que entronca con otro duelo, el de Alban Berg (“A la memoria de un ángel” por la niña Marion Gropius), así como con los de Bartok, Barber y su antecesor hollywoodense Korngold, ilustres eslabones de la tradición violinística del siglo pasado.

Williams trasunta su dolor en cada solo del violín, desde los poéticos compases iniciales al adagio, núcleo emocional del concierto que antecedido por una feroz cadenza, desemboca en un igualmente diabólico presto. Vayan felicitaciones para director, orquesta y eximio solista que generoso regaló dos bises memorables: la “Sonata 3” de Ysaÿe que hizo suya, y el andante de la 2 de Bach, trascendente broche de oro a una fiesta del violín.

La noche del 11 de mayo, de izquierda a derecha, el compositor Guillaume Conneson y Stéphane Denève, director artístico de la New World Symphony.  Fotografía: cortesía de la New World Symphony.

Con la presencia del compositor Guillaume Connesson tuvo lugar el estreno mundial de “Les trois saisons” encargada por la NWS, suerte de colorido preludio a “La consagración de la primavera” que le seguiría; basado en el mito de Demeter y su hija Perséfone (Stravinsky compuso su versión en 1934). De exquisito e innegable corte francés (léase Debussy y Ravel) anticipa la primavera stravinskiana con su gentil ilustración del verano, otoño e invierno con un guiño al “Winterreise” schubertiano.

Asi la otrora chocante “Consagración” asomó indemne, luminosa, atávica y arrolladora; quizás equivalente musical del “Guernica”, no ha perdido un ápice de fiereza aunque hoy nos resulte hasta acogedora y familiar.

Si hace ciento diez años, su primer director fue el francés Pierre Monteux, otro francés la revivió en la NWS aportando el toque de sensualidad y hechizo necesarios. Denève pareció jugar con cada integrante como un inspirado pintor con colores y pinceles, dando la pincelada justa, plasmando cada danza con ritmo contagioso y apasionada elegancia, sin empastes inoportunos sino con vital transparencia llevó a un climax espectacular con una orquesta espléndidamente pulida al final de una temporada que hace desear por el fin del verano para un pronto y necesario reencuentro.

ArtburstMiami.com es una fuente mediática sin fines de lucro dedicada a las artes que presenta historias frescas y originales de escritores especializados en teatro, danza, artes visuales, cine, música y más. No te pierdas ninguna historia visitando www.artburstmiami.com

latest posts

La ‘Nube10’ de Brigid Baker es un oasis

Written By Orlando Taquechel,

Un programa y una obra que constituyen una declaración de amor donde la brevedad es una cualidad y una motivación.

Dance Now! Miami y la promesa de un viaje de regreso al...

Written By Guillermo Perez,

El estreno de "Pop" de Diego Salterini es acompañado con reposiciones de obras de Hannah Baumgarten y Daniel Lewis. 

El regreso de “El Lago de los Cisnes” de Miami City Bal...

Written By Orlando Taquechel,

Dos parejas debutaron con éxito en los roles protagónicos de la versión creada por Alexei Ratmansky.