Artículos En Español

BEATRIZ GARCÍA Y ARMANDO BRYDSON: DANZA CONTEMPORÁNEA PARA SUBLIMAR LA EXISTENCIA

Written By Orlando Taquechel
October 24, 2022 at 1:51 PM

Beatriz García y Armando Brydson en “To Zero Point” durante la función Contemporary Performance II del XXVII IBFM, el sábado 6 de agosto en el Miami Theater Center. Fotografía: Simon Soong (cortesía)

El Ballet Clásico Cubano de Miami (CCBM por sus siglas en inglés) fue fundado en enero de 2006 por Pedro Pablo Peña (1944-2018). Su objetivo principal es promover y preservar la tradición del ballet clásico y facilitar a los bailarines cubanos recientemente exiliados un marco apropiado para darse a conocer ante el público norteamericano.

Peña era un hombre de ballet pero estos son otros tiempos y Eriberto Jiménez, su sucesor al frente del CCBM, es alguien interesado en la inclusión de otros tipos de danza. Así las cosas, el recién terminado XXVII Festival Internacional de Ballet de Miami (IBFM) pasará a la historia como la primera vez que dos intérpretes de danza contemporánea formados en la mayor de las Antillas fueron el gran acontecimiento del evento. Además, con una obra de su propia creación “hecha en Miami”.

Ellos son Beatriz García (La Habana, 1989) y Armando Brydson (Camagüey, 1992) y el título de la pieza es “To Zero Point”. Si usted no tuvo la oportunidad de verlos durante el festival, ahora podrá hacerlo si asiste al próximo Choreographers Showcase organizado por CCBM que tendrá lugar el 12 de noviembre en el Sanctuary of the Arts de Coral Gables.

Beatriz García y Armando Brydson en “To Zero Point” durante la Closing Gala of the Stars del XXVII IBFM, el domingo 14 de agosto en el Miami-Dade County Auditorium. Fotografía: Simon Soong (cortesía)

Sobre “To Zero Point” y las trayectorias artísticas de Beatriz y Armando conversamos con ambos – y con Eriberto- durante una agradable visita a las acogedoras instalaciones de Miami Hispanic Cultural Arts Center (MHCAC).

“Tenían muy poco de haber llegado a Miami cuando comenzaron a tomar clases con nosotros”, relata Eriberto. “Me gustó su forma de trabajar y se me ocurrió preguntarles si podían montar algo para el festival. Yo fui viendo el proceso de creación de la obra y me pareció muy bueno el resultado. Por eso también quise invitarlos no solo a las funciones de contemporáneos, sino también a la gala de clausura para que más gente los pudiera apreciar”.

Beatriz estudió gimnasia de pequeña (“yo nací con mis piernas en paréntesis y a mi mamá le dijeron que el ejercicio me podía ayudar”, dice) y a los 9 años es aceptada para estudiar ballet.

“Hice la carrera, terminé mi servicio social como maestra y entonces le dije a la persona que estaba dirigiendo la escuela donde trabajaba, ‘Muchas gracias, pero yo me siento preparada para bailar y quiero bailar’. Buscando compañía, encontré un lugar en Danza Teatro Retazos que ya conocía, y ahí comencé a dar mis primeros pasos contemporáneos”.

Beatriz afirma haber descubierto en Retazos una gestualidad humana y sincera, “que el ballet no te enseña”. Fotografía: Simon Soong (cortesía)

Beatriz confiesa que Retazos “no era una compañía con la que yo me sentía muy identificada porque su estilo teatral era muy oscuro, muy denso y a veces eso me afectaba un poco, pero por supuesto que me sirvió de mucho. Me quitó las zapatillas. Me enseñó cómo poner el pie en el piso de una manera diferente, como sentir el suelo, como caminar en escena. Solamente estar parado y seguir diciendo cosas, es algo muy difícil y el ballet no te lo enseña. Yo lo aprendí en Retazos. También descubrí una gestualidad humana y sincera que el ballet no te enseña”.

En Retazos pasó dos años y medio, y en 2014 tiene la oportunidad de formar parte de la reconocida y hoy famosa compañía Malpaso que, “por su repertorio, su forma de entrenamiento, su fisicalidad y su exigencia, se acercaba más a lo que yo quería ser como bailarina. Malpaso fue lo que terminó de hacerme la bailarina contemporánea que ahora soy”.

Y es en Malpaso donde comienza también su carrera como coreógrafa (aunque “en realidad, mi primera pieza, titulada ‘Nosotros’, la hice en 2017 para Acosta Danza”) y conoce a Armando. Pero esto no ocurre hasta 2018, cuando ella misma selecciona al recién llegado para que forme parte del elenco de “Ser”, su exitosa primera obra para la compañía.

Después hizo “Posdata”, una pieza creada para el encuentro internacional de Jóvenes Coreógrafos de Cali (Colombia) en 2018, “Cenizas” -para Malpaso, en 2020- que solo tuvo un preestreno en Martha’s Vineyard antes de la pandemia y ahora, “To Zero Point” para CCBM.

Beatriz García y Armando Brydson en “To Zero Point” durante la función Contemporary Performance II del XXVII IBFM, el sábado 6 de agosto en el Miami Theater Center. Fotografía: Simon Soong (cortesía)

Por su parte, Armando nos cuenta que proviene de una familia de músicos. “Cuando llegué a la etapa de hacer la prueba para entrar a la escuela vocacional de arte. Lo hice para música y para ballet” afirma. Y decide entrar al ballet.

“Toda mi educación la hice en Camagüey, pero ya en nivel medio me di cuenta que no iba a ser un bailarín clásico, que yo necesitaba una compañía donde se pudiera hacer… de todo”. Cuando se gradúa es seleccionado por el Ballet de Camagüey para pasar las prácticas preprofesionales, pero pide hacerlas con la compañía Endedans de Tania Vergara y lo consigue.

“Allí estuve 4 años”, agrega. “Después decido irme para La Habana y estar un año con Lizt Alfonso. Endedans era neoclásico, y Lizt Alfonso es totalmente fusión. Y entonces me enteré que Osnel Delgado [uno de los directores de Malpaso] necesitaba un bailarín. Mi primer contacto con la danza contemporánea fue en Malpaso, donde estuve 5 años”.

“To Zero Point” es su debut como coreógrafo. “He aprendido mucho de Betty”, expresa con satisfacción. Betty es Beatriz. “Somos un equipo pero no nos parecemos en nada”, comenta divertido.

“Armando domina más el piso, yo domino más el aire”, puntualiza Beatriz, “a mí me gustan las líneas curvas, a él le gustan las líneas rectas. Yo soy más analítica, él es más impulsivo”.

“Si queremos hacer carrera internacional, tenemos que hacerla aquí y ahora, porque el tiempo pasa”, dice Armando. Fotografía: Simon Soong (cortesía) IBFM F085611

“A veces nos cuesta trabajo ponernos de acuerdo”, reconoce Armando, “pero la pandemia nos hizo pensar mucho y llegamos a la conclusión de que, si queremos hacer carrera internacional, tenemos que hacerla aquí y ahora, porque el tiempo pasa”.

“Queremos seguir bailando”, aclara Beatriz. “Amamos lo que hacemos y ‘To Zero Point’ es la historia de cómo nos vimos ante ese problema, cómo lo enfrentamos y cómo lo solucionamos para poder seguir adelante. Es un trabajo muy personal”.

Finalmente hablamos de dos cosas que llaman poderosamente la atención en “To Zero Point”: la humanidad de las emociones que proyecta y la ausencia de agresividad en el contacto físico.

La clave parece estar en una reflexión de la propia Beatriz que sirve además para ilustrar su credo creativo: “Yo realmente respeto otras maneras de hacer, pero para mí el arte existe para sublimar la existencia”. Definitivamente, “To Zero Point” lo consigue con creces.

Cuban Classical Ballet of Miami presenta su Choreographer’s Showcase el sábado 12 de noviembre a las 8 de la noche en Sanctuary of the Arts (410 Andalusia Ave., Coral Gables, FL 33134). Para adquirir entradas visite cubanclassicalballetofmiami.org o llame al (786) 747-1877.

ArtburstMiami.com es una fuente sin fines de lucro de noticias sobre teatro, danza, artes visuales, música y artes escénicas. Suscríbase a nuestro boletín y nunca perderá un artículo.

latest posts

LA OLA DE MIAMI: RETRATO DE FAMILIA CON ART BASEL DE FO...

Written By Jose Antonio Evora,

“Miami Creative Movement” se llama la exposición del Centro de Comunicación Visual, que dirige Barry Fellman, en pleno corazón de Wynwood.

BRIGID BAKER, “ABRACADABRA” Y EL ARTE DEL ENCANTAMIENTO

Written By Orlando Taquechel,

Su trabajo más cercano a la perfección desde “Crown” y el más bello desde “Remain in Light”.

FLAMENCO DE GIRA: FARRUQUITO Y JOSÉ ALMARCHA SON OVACIO...

Written By Orlando Taquechel,

Dos espectáculos procedentes de España centralizados por artistas con muchos seguidores en el sur de Florida.